El Ayuntamiento había rechazado una enmienda del PSOE para comprar el solar

La salida a subasta en 5,4 millones de euros de la parcela de la Autoridad Portuaria de Gijón en el antiguo astillero Naval Gijón, ha pillado por sorpresa al grupo municipal de Xixón Sí Puede. El grupo municipal integrado por Podemos y Equo analizará la próxima semana -según explicó su portavoz, Mario Suárez del Fueyo- qué posición va a tomar ante la subasta de ese solar, que previsiblemente va a mantener su uso como terreno industrial en el nuevo Plan General de Ordenación en tramitación.

El Ayuntamiento de Gijón ya adquirió recientemente a la Autoridad Portuaria, en 1,3 millones de euros la Quinta de la Vega, su edificio noble en Jove que el consistorio va a dedicar a proyectos de economía verde y azul respectivamente.

No está claro que el Ayuntamiento vaya a intentar comprar también el terreno de Naval Gijón, sin que hasta la fecha hayan aparecido otros potenciales compradores para el mismo. El grupo municipal del PSOE ya se pronunció abiertamente a favor de que el solar pase a manos municipales, presentando una enmienda a los presupuestos del Ayuntamiento de este año para incluir en los mismos una partida para esa compra. La enmienda no prosperó y no se modificaron los presupuestos. Entonces el equipo de gobierno de Foro Asturias rechazó la propuesta.

La subasta del solar en 5,4 millones de euros se hará con una cláusula que condiciona ese precio de salida a que el solar siga siendo industrial. Si se recalificara para edificar viviendas, como han reclamado los vecinos de Poniente, el precio aumentaría. La recalificación es difícil que prospere, en todo caso, ante la postura de los diferentes grupos municipales.

La propuesta de mantener como industrial ese terreno permitiría la construcción de edificios de oficinas o la instalación de industrias limpias, al estilo de las que hay en el Parque Científico y Tecnológico, habida cuenta de las dificultades para que se instalase otro tipo de industria fabril del corte de la construcción naval. Otra parte del astillero es propiedad de Pymar, que también pide su recalificación.

Fuente:
La Nueva España