Se llamaba Tokichi Takano y visitaba la ciudad invitado por la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento, recorría "las más importantes fábricas de Gijón" y el puerto de El Musel "y a las dos será obsequiado con una comida". Precisamente al puerto llegaba ese día el barco holandés "Trim" con más de 700 toneladas de chatarra para Uninsa. La factoría no tenía un año de vida y se creó como fusión de Fábrica de Mieres, Duro-Felguera y Santa Bárbara

Fuente:
La Nueva España