La decisión de la Alcaldesa de incluir la renta social en los Presupuestos frenó hace seis meses una operación para formar un gobierno de izquierdas

Algo ha empezado a cambiar en la organización gijonesa de Podemos. La moción de censura para desalojar de la Alcaldía a la forista Carmen Moriyón, que gobierna con tan sólo ocho concejales frente a los quince que suman las tres formaciones de izquierda (PSOE, XSP e IU), ha prendido en un sector de la organización que dirige Mario del Fueyo. Hay quien pide la revisión de la negativa a formar un gobierno local con los socialistas, incluida alguna concejala, después del rotundo triunfo de Pedro Sánchez en su pulso con Susana Díaz por la secretaría general del PSOE.

Ese cambio ha trascendido después de una reunión que Podemos (principal valedor del grupo municipal Xixón Sí Puede) mantuvo el pasado día 16. Fue en un conocido establecimiento de la calle de La Muralla. Quienes plantean la posibilidad de esa moción contra Moriyón lo hacen por el supuesto giro a la izquierda de los socialistas, tras la victoria de Sánchez, y por el convencimiento de que la suma de XSP e IU (en realidad ya lo están en Unidos Podemos) da ocho concejales, los mismos que tiene Foro. Sólo necesitarían el apoyo de los siete ediles socialistas para forzar un cambio de gobierno en la mayor ciudad asturiana.

Mario del Fueyo, que es también portavoz municipal de XSP, restó ayer calado a las posiciones que plantean desde Podemos la necesidad de la moción de censura: "Creo que es un efecto contagio de lo que ha pasado en Madrid". Y añadió: "La posición que seguimos manteniendo es la que salió de la consulta popular después de las últimas municipales". Fue de rechazo a un gobierno encabezado por el socialista José María Pérez (Josechu). Ahora bien, el dirigente de Podemos no cerró la puerta a una operación para desalojar a Moriyón de la Alcaldía "si es la organización en su conjunto quien la decide".

En realidad hubo otro intento de formular esa moción de censura a final del pasado año, tal y como confirmaron ayer a este diario fuentes conocedoras de la operación. La decisión de Foro de incluir en los Presupuestos municipales de este año la renta social, que sumará unos ocho millones de euros, desbarató un plan que pasaba por sondear si los socialistas aceptarían a Aurelio Martín, portavoz de IU, como Alcalde.

No se vio la conveniencia de seguir adelante porque tanto XSP como IU se abstuvieron, el pasado 27 de diciembre, en la votación de las cuentas que presentó Foro. ¿Cómo hacer creíble una moción de censura poco después de dejar pasar el documento económico del gobierno que se quiere sustituir?

Aurelio Martín, que ha estado en varias quinielas para liderar la operación de la vuelta de la izquierda al gobierno gijonés, concedió ayer que esa posibilidad existe. El portavoz de IU dejó claro, no obstante, que "el tiempo pasa" y corre a favor de Foro. "Nos hemos enfriado porque nos han enfriado, ahora bien, si alguien da el paso y se ponen de acuerdo (el PSOE y XSP), no seré yo quien diga no", añadió. Se mostró convencido de que una propuesta de ese tipo tiene los plazos tasados: no sería conveniente más allá del próximo otoño, por lo apretado de los plazos electorales.

El veto de Podemos a un gobierno de izquierdas encabezado por José María Pérez está en la base de la actual y paradójica situación: una ciudad en la que los votantes dieron la mayoría a la izquierda, pero en la que gobierna la derecha. Los podemistas argumentaron entonces su rechazo por la vinculación del portavoz socialista a uno de los consejos de administración de El Musel, durante la controvertida e investigada ampliación portuaria. A Pérez, sin embargo, ni siquiera le han llamado en todo este tiempo a declarar en un juzgado.

El líder socialista llamaba hace escasas fechas, coincidiendo con el ecuador del segundo mandato forista, a poner en marcha algún tipo de iniciativa municipal al considerar sin sustancia, anodina, sin norte y sin resultados, la gestión de Moriyón. "Hay una mayoría política determinada, y si sigue así es por decisión de Podemos; todo lo demás son fuegos de artificio", manifestó ayer José María Pérez. Éste hizo resaltar que, a lo largo de los dos últimos años, después del fiasco de las negociaciones que se verificaron tras las municipales, nadie ha vuelto a hablar del asunto con los socialistas. Y sobre Podemos: "Pueden cambiar las excusas, pero no quieren nada con el PSOE".

Fuente:
La Nueva España