El primer lote se adjudicó a 16,97 euros el kilo

La lonja de El Musel acogió esta mañana la primera subasta de la temporada de la costera del bonito, con la venta de más de 5.000 kilos de túnidos capturados en aguas cercanas a las islas Azores, mediante el método artesanal de cacea o curricán (con anzuelos) por el barco María Digna Dos, con base en la localidad vasca de Bermeo. El primer lote, de 17,5 kilos de bonito, se lo adjudicó Pescados Xose, con un precio por kilo de 16,97 euros.

La subasta arrancó, como es tradicional, a las siete de la mañana. Los túnidos que se han rulado hoy se podrán ver ya esta misma mañana en las pescaderías y y supermercados que los adquirieron. El barco que los trajo a Gijón, que forma parte de la flota artesanal española que ahora faena en aguas del Atlántico, partirá de nuevo hacia aguas cercanas a las islas Azores a por más capturas.

Los túnidos, cuya migración les acabará trayendo al Cantábrico dentro de unas semanas, están siendo difíciles de localizar por los pesqueros artesanales, que además se enfrentan al problema de que por la noche los barcos arrastreros de Irlanda y de Francia, de mucha mayor capacidad y que realizan capturas masivas, esquilman los bancos de peces que por la mañana localiza la flota artesanal, según explicó hoy en El Musel el patrón del María Digna Dos, Juan Carlos García Suárez.

La venta de esta mañana en la lonja gijonesa es la primera de la temporada en el puerto de El Musel, pero no se trata de la primera que llega a Asturias. En el puerto de Avilés ya ha habido varias jornadas de subasta de bonito, la primera de ellas el martes de la semana pasada, en la que se rularon 7.000 kilos con el pago de 300,20 euros por kilo por el primer lote, "el campanu del mar".

Fuente:
La Nueva España