Aunque lo hizo como presidenta del Congreso de los Diputados, el paso ayer de Ana Pastor por Gijón no hizo olvidar sus responsabilidades en el Ministerio de Fomento y los asuntos que dejó pendientes en la región, como la variante de Pajares y el plan de vías de la ciudad. Vino a hablar de Jovellanos, una figura fundamental en el desarrollo de las comunicaciones en Asturias. Por eso, no pudo evitar hablar de la alta velocidad, aunque a su manera: «Jovellanos se ocupó de todo, también de la conectividad. Yo ahora formo parte del poder legislativo y creo en la separación de poderes». Dicho eso, apuntó que «todo el Norte de España necesita una mejora clarísima en conectividad, con instrumentos propios del siglo XXI. En el Norte queda un camino muy importante que recorrer en ese sentido y ojalá que se recorra pronto por el bien de España».

De lo que no quiso opinar fue sobre el plan de vías, pendiente en Gijón desde hace muchos años. Y es que adujo que esa separación de poderes «me impide hablar».

La presidenta del Congreso aprovechó su estancia en Gijón para visitar la Casa Natal de Jovellanos, figura de la que resaltó que buscaba «la continuidad, la estabilidad y la prosperidad de la nación».

Fuente:
El Comercio digital