Un golpe de mar volcó la zodiac en la que iban con dos marineros locales. Pudieron alcanzar las rocas por sus propios medios y presentaban arañazos e hipotermia

A mediodía de ayer se rompía la calma de la localidad franquina de Viavélez. El zumbido del helicóptero Helimer de Salvamento Marítimo ponía en alerta a los vecinos. Entre ellos a Carlos Bedia, el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores ´Santo Ángel´ de Viavélez. «Vi el revuelo y me acerqué hasta allí. Había visto salir una lancha a toda velocidad y también llegar una ambulancia», relató. Pasaba de la una de la tarde cuando los rumores de un naufragio se confirmaban. Se había hundido una Zodiac del Principado de Asturias. A bordo de la embarcación náutica se encontraban dos biólogos, acompañados del patrón de la embarcación y el vigilante de explotación del percebe de la cofradía de la localidad.

Los cuatro tripulantes fueron sorprendidos por un golpe de mar cuando se encontraban examinando bancos de percebe en un pedrero. Fue entonces cuando la lancha con la que trabajaban volteó y cayeron al agua.

Ante la imposibilidad de llegar a ellos por mar, fueron rescatados por el Helimer

«Estaba la mar en calma y fueron a ver la piedra, se metieron, vino un golpe de mar y los envolvió», explicó el patrón mayor de la Cofradía. El suceso tuvo lugar entre la Moría y la capilla del Paso. Allí, en cuestión de minutos, la mar aumentó de repente sorprendiendo a los ocupantes de la zodiac. «Ellos estaban bien, pudieron alcanzar el pedrero y de ahí salieron hasta las rocas», afirmó Bedia.

El operativo de rescate fue coordinado por el Centro de Salvamento Marítimo de Gijón. Participaron en él el Helimer 203, la embarcación Salvamar Capella, Bomberos de Asturias y Cruz Roja de Luarca (Valdés).

Salvamento Marítimo recibió el aviso a las 13.20 horas, a través del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias, que alertó del naufragio de una embarcación en la zona de La Queimada. Los cuatro tripulantes se encontraban en las rocas, pero no se podían acceder a ellos debido al estado del mar. Por más que lo intentaron, las embarcaciones no lograron aproximarse a las rocas para auxiliarlos.

Galería.

Pasados unos minutos de las dos de la tarde, las cuatro personas fueron por fin evacuadas a bordo del helicóptero de Salvamento Marítimo. Presentaban arañazos superficiales y signos de hipotermia debido al tiempo que permanecieron en el agua, aunque su estado no revestía gravedad. Fueron evacuados al puerto de El Musel.

Afortunadamente, los rescatados regresaron a última hora de la tarde de ayer a sus domicilios convertidos en los protagonistas de la jornada.En Viavélez, los vecinos confesaron haber vivido con especial angustia y nerviosismo el rescate.

Aunque todo se quedó en un susto, el naufragio centró ayer todas las conversaciones. En Viavélez no alcanzan a rememorar un acontecimiento similar en décadas. «Yo no lo recuerdo. Quizás en los años cincuenta, cuando yo era un chaval… pero no es habitual que una lancha se vaya a pique aquí. Estuvimos muy preocupados», reconoció Bedia.

Fuente:
El Comercio digital