Doce años de instrucción de un caso con 7.000 folios y la anulación del primer juicio preceden a la vista que comienza mañana sobre irregularidades en Mina La Camocha

Entre 1998 y 2000 desde los puertos de El Musel y Avilés subían camiones cargados de carbón hasta Mina La Camocha. En aquella época importar carbón costaba cinco veces menos que extraerlo de la explotación minera gijonesa, que recibía subvenciones para enjugar sus pérdidas. Una investigación de la Guardia Civil, impulsada por la Fiscalía Anticorrupción, concluyó que en esos años la empresa gijonesa supuestamente importó o compró a minas a cielo abierto unas 98.000 toneladas de carbón, recurriendo a empresas interpuestas para camuflar la operación. La supuesta mezcla de ese mineral con la producción propia y su reventa a la térmica de Aboño es lo que se somete a juicio a partir de mañana en el Juzgado de lo Penal número dos de Gijón. La mina cerró en diciembre de 2007.

Se trata de la segunda vista oral del caso, después de que la Audiencia Provincial anulara el primer juicio, celebrado en 2014, por falta de imparcialidad de la magistrada. El nuevo titular del juzgado, el magistrado Luis Ortiz Vigil, será ahora el encargado de darle otra vuelta a un caso en el que se acumulan cerca de 7.000 folios, producto de una instrucción de 12 años, al cargo de la que estuvieron cuatro jueces sucesivamente. Dos de ellos archivaron la investigación y otras tantas veces la reabrió la Audiencia Provincial. Videos de la Guardia Civil, informes periciales del Instituto del Carbón, de inspectores de Hacienda y de ingenieros de minas son algunas de las pruebas de la acusación.

El supuesto fraude se ha cifrado en 17,09 millones de euros. En su día, la Guardia Civil había detenido a 14 directivos y empleados de Mina La Camocha y de las dos empresas que supuestamente se utilizaron para camuflar el destino real del carbón de cielo abierto o importado por los puertos; Hullas del Coto Quirós y Trabajos y Explotaciones. Once de ellos fueron imputados y mañana sólo se sentarán en el banquillo de los acusados cuatro. Dos de los investigados ya han fallecido; el dueño de la mina, Fernando García Brugos, y el que fuera director de servicios, Víctor Zapico.

Quienes mañana se someten a juicio son en expresidente, consejero y apoderado de Mina La Camocha, Manuel Martín Martín; el administrador único de Hullas del Coto Quirós y hermano del propietario de Mina La Camocha, Ángel Manuel García Brugos; el apoderado de Hullas del Coto Quirós y de Trabajos y Explotaciones, Guillermo Alfredo Honrubia Álvarez, y la exresponsable de contabilidad y apoderada de Mina La Camocha, Margarita García. El fiscal también pide la responsabilidad civil subsidiaria de las tres empresas supuestamente implicadas.

Este nuevo juicio está previsto que se prolongue durante 15 sesiones, si bien las defensas confían en que sólo se celebre la primera y el juez le dé carpetazo. Su tesis es que la causa está prescrita. Ya lo alegaron en la primera sesión del juicio que se celebró en 2014 y volverán a plantearlo mañana. La supuesta irrelevancia penal de los hechos es otra de las tesis de las defensas.

Fuente:
La Nueva España