La avería de un velero inglés que navegaba próximo a la costa gijonesa casi acaba en susto este jueves. La tripulación, que tuvo que navegar durante horas a la deriva después de que les rompiese el timón cuando se encontraban 150 millas mar adentro, exigió un urgente y delicado rescate por parte de los efectivos de Salvamento Marítimo y de la Cruz Roja aunque, finalmente, todos los viajeros abordo pisaron tierra firme en perfecto estado de salud. Tras la rotura del timón, los navegantes esperaron a que el viento les fuera trayendo a la orilla. Cuando ya estaba lo suficientemente cerca de Gijón, a las 19.36 horas pidieron auxilio a los efectivos de Salvamento Marítimo que, según explicaron, tuvieron que efectuar un remolque especialmente complicado por la niebla y el considerable oleaje de la mar. El rescate, además, tuvo que acelerarse debido a que el velero, llevado por la marea, iba directo hacia una zona pedregosa. Cruz Roja escoltó al remolcador Salvamar Rigel hasta el Puerto Deportivo y toda la tripulación salió ilesa.

Fuente:
La Nueva España