Prevé para este mismo mes el resultado del estudio encargado a la consultora Shipping Business Consultants sobre posibles navieras

Puertos del Estado y la consultora Shipping Business Consultants (SBC) trabajan contra el reloj con vistas a presentar antes del 14 de julio un proyecto de autopista del mar entre Gijón y Saint Nazaire, ya que en esa fecha finaliza el plazo para solicitar los fondos europeos que podrían ayudar al establecimiento de esa conexión marítima conforme a las características acordadas por la Administración central con Principado y Ayuntamiento de Gijón, es decir, con un barco que utilice gas natural como combustible.

Puertos del Estado confía en que el resultado del estudio de la consultora sea conocido este mismo mes, aunque eso no implica que haya naviera interesada en el proyecto, ni siquiera subvencionado.

El pasado 25 de abril, durante su comparecencia en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados para explicar los presupuestos, el presidente de Puertos del Estado anunció que el estudio de la consultora comprometido con las administraciones regional y local ya está en marcha y que incluirá el parecer de al menos 15 navieras de todo el mundo especializadas en líneas para carga rodada. Llorca se refirió al proyecto como «último intento serio» de recuperar la autopista del mar asturiana. Shipping Business Consultants, que es la consultora contratada cuenta entre sus clientes a Grimaldi, Flota Suardíaz, Ership, Bergé, varias autoridades portuarias, Puertos del Estado y el Ministerio de Fomento. Su experiencia con el tráfico ro-ro es notable, como lo demuestra la circunstancia de que dos de sus tres principales directivos ocuparon durante parte de su trayectoria profesional cargos en navieras como Suardíaz o Acciona Trasmediterránea.

Renuncias previas

Varias de las navieras ahora consultadas ya declinaron la explotación de una línea marítima entre Gijón y Saint Nazaire, caso de Grimaldi y Brittany Ferries; o es muy improbable que demuestren interés, caso de Suardíaz, que haría competencia a su propia línea desde Vigo, o Armas, que desarrolla toda su actividad en el sur.

No es la primera vez que responsables de SBC toman contacto con la autopista del mar Gijón-Saint Nazaire. Carlos Álvarez-Cascos, uno de los directivos de la citada compañía, participó en octubre de 2011 en unas jornadas sobre tráfico marítimo de corta distancia, organizadas por la Autoridad Portuaria de Gijón, en las que propugnó la creación de cooperativas de transportistas, tanto en España como en Francia, para evitar que viajen en el barco conductores y cabezas tractoras, ya que, a su juicio, con el transporte exclusivamente de los semirremolques sería más fácil equilibrar el flujo en ambas direcciones. Conviene recordar, en ese sentido, que uno de los problemas de la autopista del mar muselina durante el tiempo que estuvo operativa fue la descompensación entre la buena ocupación en la travesía hacia Francia y la baja de los desembarcos en Gijón.

SBC tiene poco que inventar porque no son muchas las navieras que operan barcos con capacidad para carga rodada y personas, pero precisamente por eso no es fácil ser optimista sobre el resultado de sus gestiones. No se puede olvidar, a ese respecto, que España y Francia llegaron a convocar un inhabitual concurso de declaración de interés al que solo se presentó la malograda oferta de Transportes Riva, y que previamente tanto Puertos del Estado como Autoridad Portuaria de Gijón intentaron sin éxito, cada uno por su cuenta, convencer a alguna naviera para recuperar la línea.

Fuente:
El Comercio digital