La empresa tendrá dos meses para renovar la instalación eléctrica y proteger la estructura

El Puerto de Gijón adjudicará las obras de acondicionamiento del faro de Candás a la empresa Boprisa, tras haber presentado la oferta más rentable. La mesa de contratación ha considerado que «la información recabada explica satisfactoriamente el bajo nivel de precios de conformidad con el informe técnico emitido». Los trabajos habían sido licitados por 55.000 euros y deberán ser ejecutados en un plazo de dos meses, con una garantía de un año.

El faro candasín está ubicado en la ladera de San Antonio desde 1917. Precisamente su localización -muy expuesto a las condiciones climatológicas y la cercanía de la mar- hayan afectado a la estructura, provocando deterioros de gran importancia, como constataron varios técnicos de la Autoridad Portuaria en su última visita, cuando decidieron licitar la reforma lo antes posible a petición del Ayuntamiento de Carreño.

Los trabajos consistirán principalmente en la renovación de la instalación eléctrica y en la protección de la estructura. Según el pliego de contratación de la obra, «se pretende dar solución a los daños y desperfectos observados en el faro de Candás, tales como problemas de humedades en fachadas y cargas interiores, carcoma en la estructura de madera, deterioro general de apertura de ventanales y puertas, así como deficiente instilación eléctrica». Boprisa construirá también un camino de acceso y colocará una marquesina sobre la entrada para evitar la entrada de agua en la sala al abrir la puerta. Se retirarán los falsos techos, las superficies de madera recibirán un tratamiento anticarcoma, se impermeabilizará la cubierta y se ejecutará el repintado de la fachada.

Fuente:
El Comercio digital