Flor Guardado atribuye la retirada del distintivo a «conductas incívicas» que escapan a su gestión y reclama ayuda a Autoridad Portuaria y Ayuntamiento

La directora del Puerto Deportivo, Flor Guardado, reclamó ayer «un esfuerzo conjunto» en los próximos meses para revertir la situación que ha llevado a la retirada de la bandera azul de las instalaciones náuticas. La pérdida de un distintivo, orgullo de los gijoneses, que llevaba 20 años seguidos ondeando en el Muelle. Guardado anunció que de inmediato pedirá entrevistarse con la Autoridad Portuaria y con el Ayuntamiento para acordar medidas que impidan que toneladas de residuos, «por conductas incívicas» que escapan al control de la gestión de la UTE concesionaria, acaben ensuciando las aguas del Puerto Deportivo. «Hemos perdido el distintivo internacional por circunstancias ajenas a nuestra gestión y a la actividad de nuestros clientes», remarcó.

Guardado aseguró que la ventaja competitiva que supone tener el Puerto Deportivo en el mismo centro de la ciudad también tiene su reverso negativo. «Tenemos un entorno que no es favorable al objetivo de mantener la bandera azul. Hay empresas alrededor del Puerto y otros concesionarios, pero además se organizan muchos eventos alrededor como el Festival de la Sidra o el Arcu Atlánticu. También tienen incidencia en este entorno la movida nocturna y la gente que se reúne con bebida en la zona de la Cuesta del Cholo», enumeró. «Lamentablemente con toda esta actividad ajena a los clientes del Puerto Deportivo se generan muchos residuos que van a parar a nuestras instalaciones», apostilló.

«La pérdida de la bandera azul es una mala noticia», reconoció Guardado, que explicó que este galardón se basa en el cumplimiento de cuatro estándares: calidad de las aguas, información y educación ambiental, gestión medioambiental y seguridad y servicios. En este caso la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac), la entidad que otorga estos distintivos, ha penalizado al Puerto Deportivo gijonés por una carencia englobada en seguridad y servicios. Sin embargo, Guardado puntualizó que en realidad lo que se ha valorado negativamente por parte de Adeac es «un problema de vertidos, de residuos, con independencia de que estos no tengan repercusión en la calidad de las aguas». Un problema cuyo control excede, a su juicio, de las competencias de limpieza que tiene asumidas la UTE como concesionaria. De ahí la ayuda que Guardado solicitará en breve a Autoridad Portuaria y Ayuntamiento para poner en común la forma de «luchar» para que el distintivo internacional regrese pronto al Muelle.

Guardado explicó que desde que la UTE del Puerto Deportivo -liderada actualmente por la empresa Nauplia- se hizo cargo de esta instalación lo hizo con el compromiso de seguir izando la bandera azul, conscientes de que cada año es más difícil mantenerla en un espacio abierto como la mar que no es una piscina que pueda estar siempre limpia, ya que la marea trae mucha basura. La gestora del Puerto Deportivo señaló que, en los últimos 20 años, la bandera azul solo estuvo ausente en 2008, pero en aquella ocasión fue porque la instalación náutica estaba con obras en sus pantalanes.

Por otra parte, el grupo municipal de Ciudadanos pedirá al edil Esteban Aparicio en la próxima Comisión de Movilidad, Seguridad Ciudadana y Medio Ambiente que pida explicaciones a los responsables de la concesión del Puerto Deportivo por «la merma de capacidad para la atracción del turismo náutico» que conlleva la retirada de la bandera azul.

Fuente:
El Comercio digital