Acusa al ministerio de «mentir» y «sacrificar los intereses asturianos por un voto». La Junta reclama el uso mixto sin el apoyo de PP y Foro

El presidente del Principado, Javier Fernández, se mostró ayer convencido, en referencia al cambio de planes que el PP ha decidido acometer en la variante de Pajares, de que el Gobierno de Mariano Rajoy va a sacrificar los intereses de Asturias a cambio de aprobar los Presupuestos Generales del Estado. La variante ferroviaria centró el pleno de la Junta General, donde Fernández respondió a una pregunta sobre este asunto de IU, que previamente había defendido y aprobado, con la oposición de Foro y PP, una iniciativa que defiende la instalación lo antes posible de vías para la circulación de trenes de viajeros y mercancías.

Según el presidente asturiano, el cambio de ancho decidido recientemente por Fomento sólo pretende «cubrir el más bajo interés personal o privado» del PP, al que ha acusado de plegarse a Foro. Para Fernández, la nueva planificación del ministerio, que prevé abrir ambos túneles en ancho internacional, instalar triple hilo entre León y La Robla y construir un intercambiador en Pola de Lena para los convoyes de viajeros, tiene como primera consecuencia que la variante carezca de un calendario para su puesta en marcha.

Después de trece años de obras y 3.300 millones de inversión, las previsiones para poner en servicio la infraestructura apuntan a 2021 por la decisión del Gobierno del PP de tratar ese proyecto «como si fuera el juguete de un niño caprichoso» y de plegarse «a alguien incapaz de domesticar su vanidad», criticó el líder socialista.

Fuente:
El Comercio digital