Areces ya prometió hace siete años la conexión entre las terminales de la Losa y la calle Pepe Cosmen, presupuestada en 1,4 millones de euros

El Gobierno regional descarta definitivamente financiar la construcción de una pasarela de acceso a la conexión entre las estaciones de tren y de autobús del centro de la ciudad y reclama al Ministerio de Fomento que se haga cargo de la actuación. El Principado, que anunció su intención de asumir la obra en tiempos del socialista Vicente Álvarez Areces, pasa ahora la pelota a Madrid. Con un coste aproximado de 1,4 millones de euros, y pese a que rechaza pagarla, la Administración autonómica considera que es una obra "determinante" para "una efectiva intermodalidad" entre ambos medios públicos.

El primer paso para que sea la Administración central, propietaria de la terminal ferroviaria, quien financie la unión física con la de autobuses, de titularidad municipal, se ha dado ya con la inclusión del proyecto en el documento "Infraestructuras del Estado que Asturias necesita". Impulsado por el Ejecutivo de Fernández, con el respaldo de una veintena de organizaciones políticas y sociales, ya ha sido remitido al Gobierno de Mariano Rajoy. Entre los firmantes de este texto sobre las obras, en el que figuran algunas tan relevantes como la variante de Pajares, están las principales patronales de la región, las cámaras de comercio, los sindicatos, la federación de entidades vecinales, los consumidores, la Federación Socialista Asturiana (FSA) e IU. Se han quedado fuera, por diversas razones, el PP, Podemos, Ciudadanos y Foro.

La conexión entre la estación ferroviaria de la Losa, desde donde operan Renfe y Feve, y la terminal de autobuses de la calle Pepe Cosmen es un viejo proyecto que se remonta, al menos, siete años atrás. En concreto, a cuando Areces, como presidente del Principado, puso en marcha el "plan A" para impulsar el desarrollo económico de los concejos. Sin embargo, pese al compromiso de la Administración autonómica, el dinero nunca llegó al Ayuntamiento.

La decisión del Consistorio, todavía con el popular Agustín Iglesias Caunedo al frente, fue asumir la construcción de la pasarela, a la que destinó una primera partida presupuestaria en 2014. Sin embargo, el proyecto volvió a encallar por problemas administrativos.

Según la información facilitada entonces por el Consistorio, el contratiempo obedeció a un recurso presentado a una expropiación, ya que las obras afectan a un aparcamiento subterráneo que hay en la zona. Superado este problema, el equipo de Gobierno de Caunedo relanzó el proyecto a comienzos de 2015, con el objetivo de que estuviera listo para 2016. El plan del Ejecutivo popular era licitar la obra y hacerse cargo de su ejecución, para, después, reclamar al Principado su coste en base a los compromisos previamente contraídos.

La cuestión se retrasó y quedó pendiente tras las elecciones de mayo de 2015, tras las que el tripartito de PSOE, Somos e IU se hizo con las riendas municipales. El proyecto renace ahora de la mano del Principado, que incluye en el pacto por las infraestructuras a exigir ante el Ministerio de Fomento "una actuación puntual, pero determinante, de una efectiva intermodalidad, consistente en la conectividad física entre las estaciones de ferrocarril y autobús en Oviedo".

El documento no incluye un presupuesto que actualice el inicial de 1,4 millones de euros.

Fuente:
La Nueva España