El PP asegura que el Estado asumirá 350 millones de euros de la deuda de la dársena levantina y reclama además 12 millones en inversiones

El Partido Popular ha decidido usar el Congreso de los Diputados como vía para forzar el compromiso del gobierno socialista de Pedro Sánchez con los puertos asturianos, y muy concretamente con el puerto de El Musel. El antecedente de este movimiento de los populares es al anuncio de que el Estado asumirá la deuda financiera de 350 millones del Consorcio Valencia 2007, generada por la Copa América en el Puerto de Valencia. "Se rompe así con una tradición de décadas en la que la deuda de cada puerto era asumida por la autoridad portuaria local para garantizar la competitividad entre puertos", explicaba ayer el diputado nacional Ramón García Cañal al presentar la iniciativa parlamentaria en el Ayuntamiento de Gijón y acompañado por el portavoz municipal de su organización política, Pablo González.

Para el PP, un ejecutivo socialista "prisionero de sus nuevos socios" en la búsqueda de apoyos ha pulverizado con esta decisión en favor de Valencia "el principio de solidaridad que debe regir el sistema de financiación autonómica" . Entienden Cañal y González que ello es especialmente lesivo para Gijón y para la complicada situación económica de su puerto con la deuda por las obras de ampliación lastrando su futuro.

Lo que el Grupo Parlamentario Popular presenta en el Congreso es una proposición no de ley para instar al gobierno de Pedro Sánchez a dar a El Musel el mismo trato financiero que a Valencia, por un lado, y a cumplir con los compromisos inversores de unos doce millones de euros previstos en los presupuestos generales de este año, por otro.

En el primer caso lo que se exige al gobierno es "adoptar las medidas financieras necesarias para compensar el trato concedido a la deuda de la Autoridad Portuaria de Valencia y de esta manera subsanar la discriminación que han sufrido el resto de los puertos españoles y la merma de su competitividad tras la ruptura de la política desarrollada en las últimas décadas para todas las autoridades portuarias". Medidas que, concretó Cañal, podrían pasar por dar el mismo trato a El Musel asumiendo parte de esa deuda. "Si se hace en Valencia porque no en Gijón con una carga financiera elevadísima que complica su futuro", concretó el político popular.

Moriyón, consejera muda

El PP también recoge en su iniciativa la exigencia de que el ejecutivo socialista cumpla los compromisos de inversión previstos en los presupuestos del Estado para este ejercicio desde el ámbito del Ministerio de Fomento : la duplicación de la AS-19 entre los enlaces de Lloreda y Veriña con una anualidad de 8 millones, el vial de Jove con 2 millones y en fase de proyecto y, la ampliación y modernización ferroviaria ene l puerto con una anualidad de 1,7 millones sobre un presupuesto global de 8, 7 millones.

El portavoz municipal, el concejal Pablo González, enmarcó esta iniciativa en la lucha de su partido contra "este cerco a Gijón por tierra, mar y aire" del gobierno nacional "que está maltratando especialmente a esta ciudad" y extendió las críticas sobre esa situación -sobre todo la portuaria- a la alcaldesa, la forista Carmen Moriyón, a la que definió como "la consejera muda del consejo de administración del Puerto. Los intereses de Gijón no están con ella bien representados allí, ni siquiera representados".

Fuente:
La Nueva España