El 23 de septiembre de 1937, apenas un mes antes de desmoronarse el frente norte de la República, zarparon desde El Musel 1.100 niños. Iban a la entonces ciudad de Leningrado, en la URSS, donde fueron acogidos. Protagonizaron algunas de las páginas más emotivas que vivieron los llamados "niños de la guerra" española. El Ateneo Obrero y la Asociación Lázaro Cárdenas organizaron ayer una ofrenda floral (en la foto) en el monumento que recuerda en L´Arbeyal aquel doloroso exilio.

Fuente:
La Nueva España