Alcoa es por el momento la única usuaria del recinto portuario, pero los estudios técnicos indican que podría habilitarse un área de atraque para otros tráficos. Alcoa mantendrá la concesión del recinto portuario hasta el año 2023.

El muelle comercial de San Cibrao, gestionado por la Autoridad Portuaria de Ferrol, está oficialmente /infrautilizado/. Así lo ha considerado el gobierno gallego, que ya en 2010 elaboró un informe en el que concluía que era viable abrir el dique norte al tráfico general, según explica La Voz de Galicia.

La administración considera que podría llegar a convertirse en un puerto comercial entre Gijón y Ferrol, pero fue construido expresamente para Alcoa, que es usuaria exclusiva del recinto de San Cibrao y mantendrá la concesión hasta el año 2023, por lo que por el momento es la única que puede utilizarlo para sus tráficos.

Los dictámenes técnicos que se han realizado indican que sería posible utilizarlo para tráficos diferentes a los de la factoría de aluminio, habilitando un área de atraque y un vial de acceso, de tal modo que no interferiría en su actividad.

No obstante, la única utilidad actual del dique, de 935 metros de longitud, es la de abrigo de la dársena, ya que Alcoa concentra su actividad en el muelle sur, de 1.130 metros de largo y con una línea de atraque de 232 metros.

Para la factoría, la infraestructura portuaria de San Cibrao resulta de gran importancia, ya que es por donde entra su principal materia prima, la bauxita. De hecho, en 2015 movió más de cuatro millones de toneladas de esta mercancía, lo que supone el 71% del tráfico total de la instalación portuaria.

Transporte marítimo Puertos

Fuente:
Cadena de suministro