Su primer trabajo fue la maqueta que reflejaba la reforma del yate ´Fortuna´, «y por lo visto al Rey le gustó. Se quedó con ella»

Hubo un tiempo en que Avilés figuraba a la vanguardia mundial en el exclusivo sector de construcción de yates de lujo. Barcos como el ´Corona del Mar´, encargado por Patrimonio Nacional para servicio del Rey, que acabaría renunciado a él, el velero ´Alejandra´, de Mario Conde, considerado como una fastuosa maravilla náutica, el no menos impresionante ´Blue Legend´, de Javier de la Rosa, o algunos de la serie ´Xargo´ salieron de las instalaciones de Mecanizaciones y Fabricaciones S. A. Mefasa, la división Naval de Asturiana de Zinc, en San Juan de Nieva.

Una vez recibido el proyecto el primer paso era reproducirlo a escala, hacer una maqueta con todo lujo de detalles para que el futuro propietario se hiciera una idea precisa de cómo iba a quedar su barco. Era la labor de Emilio Corostola, avilesino de San Juan de Nieva que a día de hoy, ya jubilado, continúa dando rienda suelta a su pasión, el maquetismo naval.

«Yo era trabajador de Asturiana. Francisco Javier Sitges -entonces el presidente de la compañía- sabía que me dedicaba a hacer maquetas, y cuando se creó la división naval me llamaron para que cooperara con ella. Así empezó todo».

Su primer trabajo fue para un cliente de altura, nada menos que el Rey Don Juan Carlos. Se trataba de aumentar la eslora del ´Fortuna´, un regalo del reino Saudí a la Casa Real. Corostola hizo la maqueta, «y pese a que era obra de un aficionado por lo visto le gustó. El Rey se quedó con ella», la reforma se completó en Mefasa y él se incorporó definitivamente a la división naval.

Una vez reproducido a escala «el segundo paso era dibujar el barco en un tablero a tamaño real. Yo también cooperaba en esta fase, pero lo mío eran las maquetas». Hizo la del ´Xargo II´, «un motovelero muy grande y muy bueno», la del ´Xargo IV´, el primer ´maxi´ (el Fórmula 1 de la vela) español, aunque construido en Estados Unidos, la del ´Bribón´, también para el Rey, y la del ultralujoso ´Blue Legend´, el yate de Javier de la Rosa, embargado en 1994 y tasado en dos mil millones de las antiguas pesetas.

Clásico y moderno

De todas las maquetas que hizo se queda con una, la del ´Alejandra´, de Mario Conde, presidente de Banesto hasta que en diciembre de 1993 fue destituido por las autoridades monetarias. Eran 41,34 metros de lujo y automatismos, «un velero que llamaba mucho la atención. Sus líneas eran clásicas pero a la vez modernas», recuerda Corostola con nostalgia.

Construir un barco a escala requiere «buen pulso y mucha paciencia». Hoy en día hay muchos materiales y tiendas especializadas, pero él se mantiene fiel a su estilo. «Todo sale de mi taller, hasta el más mínimo detalle». Las proporciones no le suponen problema alguno. «Solo ver un barco ya sé más o menos sus dimensiones y la forma de la obra viva», asegura. Corostola comenzó a hacer barcos «con botes de pintura en la playa de San Juan. Nuestros juegos siempre se desarrollaban en la orilla, aprendíamos a remar antes que andar. Esto era una maravilla, y ahora da pena verlo, todo está muy descuidado», lamenta.

Dio sus primeros pasos como maquetista naval a nivel profesional «en el Astillero Cantábrico y Riera, de Gijón, por compromiso y en mi tiempo libre. Hacía mercantes y petroleros, y aunque también me encargó alguno un astillero de Valencia no tenía tiempo». Entonces ya trabajaba en Asturiana de Zinc. Fue así como llegó el día en que «el señor Sitges me pidió que hiciese la maqueta del Fortuna, y no me pude negar».

La división naval de Mefasa inició su declive con la caída de de Mario Conde, el ex presidente de Banesto, en cuya corporación industrial se integraba. La empresa entró en suspensión de pagos y una de las primeras decisiones de los administradores concursales fue cerrar la división naval. Hoy en día Mecanizaciones y Fabricaciones S. A. forma parte del Grupo Glencore y se centra en la producción de bienes de equipo.

Fuente:
El Comercio digital