Los jugadores y sus familias se reunirán el próximo jueves en las instalaciones para «despedirlo como se merece»

El club de fútbol Puerto de Gijón está recibiendo el apoyo de numerosos colectivos en los últimos días. Desde que anunció su desaparición como consecuencia de la venta del campo, no ha dejado de recibir muestras de solidaridad. La última llegó de la mano de la asociación de vecinos Santa Cruz de Jove. Su presidente, José Ramón Fernández Puerta, instó ayer a la Autoridad Portuaria, propietaria del suelo que cedió al equipo durante casi tres décadas, a permitir que el club permanezca en dicho terreno hasta que la venta sea firme. «Es una instalación deportiva que está muy bien preparada y creemos que no corre tanta prisa desalojar el equipo porque no está vendido el suelo», señaló Puerta.

A su juicio, debería suscribirse un acuerdo para permitir al club de fútbol continuar su actividad en ese lugar. «Por ejemplo, firmar un contrato con el equipo y, cuando se venda, que desaloje el campo», indicó. Otra solución que puso sobre la mesa Fernández Puerta fue que el Ayuntamiento adquiera los terrenos para disponer de ellos libremente, aunque se trata de una medida más compleja por el desembolso de dinero que supone.

La asociación de vecinos Santa Cruz de Jove aún no ha mantenido una reunión formal con los responsables del equipo, que ahora están inmersos en los trámites para recolocar a los jugadores en otros clubes. «Nos duele que se marche. Es un daño terrible», lamentó. Fernández Puerta está vinculado muy estrechamente al campo del Puerto. «Como antiguo trabajador, fui uno de los fundadores de este polideportivo», indicó. De esa generación de empleados portuarios, «ya casi ninguno está en activo». En este sentido, Fernández Puerta pone su esperanza en que quede un resquicio legal para evitar la venta por parte de Puertos del Estado. «Los trabajadores no pueden decidir nada sobre los terrenos, pero sí sobre las instalaciones, que se hicieron con cargo al fondo social», señaló.

Fondo social

Sin embargo, no hay unanimidad en el comité de empresa del Puerto de Gijón en torno a este tema. «Las aportaciones del fondo social se hicieron entre finales de los setenta y principios de los ochenta. Se disfruto de las instalaciones durante todos estos años; en el equipo hay hijos y nietos de trabajadores que había en el puerto. Y esas aportaciones, ya están disfrutadas», concluyeron fuentes del comité. En cualquier caso, la titularidad de los terrenos siempre ha correspondido a la Autoridad Portuaria.

Los jugadores, que superan el centenar, y sus familias también están muy apenados con la desaparición del club. Tanto es así, que el próximo jueves, a las siete de la tarde, han convocado una concentración en las instalaciones deportivas. «Para despedirlo como se merece, con un gran aplauso», manifestó Alfredo Fernández, padre de uno de los futbolistas, que tuvo un recuerdo para directivos y entrenadores.

Fuente:
El Comercio digital