El debate sobre la variante saca a la luz el temor por una vía que está a punto de cumplir 133 años y bate récords de mercancías y pasajeros

La rampa de Pajares batió el año pasado sus récords. Aguantó la salida de 2,93 millones de toneladas de productos solo en trenes de Renfe, un 24% más que en 2015, su hito anterior en la serie histórica del observatorio Sadei. Los Alvia con Madrid llevaron o trajeron a casi 400.000 pasajeros, algo tampoco visto antes. Si a ello se suman los mercantes de compañías privadas, los cercanías y regionales, se comprende que el cordón umbilical de la red ferroviaria con la meseta está al límite.

Y al calor del debate sobre la variante de Pajares los políticos de la región han hecho públicas sus dudas sobre el estado de una rampa que este agosto cumplirá 133 años. El diputado de IU Ovidio Zapico, por ejemplo, aseguró en una rueda de prensa que «seguir utilizando Pajares no garantiza una conexión segura» para las mercancías. «Es un trazado decimonónico e inseguro; el material está muy gastado y hemos tenido dos sustos importantes», mencionó.

Fuente:
El Comercio digital