La Autoridad Portuaria de Gijón constata un seguimiento de la huelga del 100% y detecta bajo rendimiento en la operativa de algún barco

Los sindicatos de estibadores exhibieron ayer fuerza y unidad en la primera de las ocho jornadas de paros convocadas en los puertos españoles para luchar contra la nueva regulación del sector, pues consideran que no garantiza sus puestos de trabajo. En El Musel, la Autoridad Portuaria de Gijón constató un seguimiento total de la convocatoria, destacó la ausencia de incidentes e insistió en señalar, como ya hiciera el pasado sábado, que la operativa en algunos barcos se está realizando anormalmente lenta incluso en las horas en las que debería trabajarse con normalidad.

El seguimiento total de la huelga de estiba no implica, en todo caso, ausencia de actividad en todos los muelles del puerto gijonés. En la terminal de graneles sólidos (EBHI) no prestan servicio estibadores y, por lo tanto, continuó la descarga con normalidad. Es tan solo un ejemplo, pues la descarga de graneles líquidos o el embarque de cemento y sus derivados por cinta transportadora son otros ejemplos de operaciones habitualmente ajenas a los estibadores.

El seguimiento de la huelga en Avilés fue también total, sin incidentes y con tres barcos afectados, mismo número que en Gijón.

Característica singular de la huelga de estibadores en el conjunto de los puertos españoles es que no se ha producido guerra de cifras de participación y el propio ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, reconoció un seguimiento del paro «casi» absoluto. Tampoco se produjeron reproches por incumplimiento de los servicios mínimos, tendentes a garantizar en todo caso los intereses económicos perentorios (mercancía perecedera o transportada en frigorífico), la seguridad (materias peligrosas) y el servicio a las personas (pasajeros y abastecimiento a las islas y a Ceuta y Melilla).

Fomento solo señaló un par de anomalías en Motril y Ferrol con dos barcos, dentro de una tónica general de ausencia de incidentes reseñables.

Los sindicatos, por su parte, han cerrado filas para evitar la demonización de los estibadores por sus altas remuneraciones. Aunque la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar es el sindicato mayoritario en el sector, tanto el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, hace unos días, como ayer el máximo responsable de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, defendieron la equiparación de los trabajadores con las mejores condiciones como modelo a seguir, consideran que la regulación de la estiba aprobada por el Gobierno y el Parlamento va más allá de lo que Europa exige y propugnan un acuerdo que garantice el empleo en el sector.

Idea común entre patronal y trabajadores es que el Gobierno debe ser activo en la búsqueda de soluciones. No faltan expectativa de reanudar negociaciones, pero la Plataforma de Inversores en Puertos Españoles advirtió ayer que las pretensiones sindicales son «inasumibles».

Fuente:
El Comercio digital