Lo consideran una oportunidad «por la que no se apuesta» y quieren captar nuevos tráficos «a los que optarán Rotterdam y Hamburgo»

El futuro del ferrocarril en Asturias ha de tener en cuenta al puerto de El Musel, con el fin de potenciarlo como uno de los principales motores que es de la economía de la región. Esa fue una de las conclusiones a las que llegaron empresarios y técnicos participantes en el Fórum de EL COMERCIO, que analizó el pasado lunes la infraestructura ferroviaria del Principado. El director general de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Alberto González, lo tiene claro: «Nuestro planteamiento no es solo el ferrocarril. Hemos de conectar bien nuestros puertos por mar con el resto de Europa. Tenemos pendiente la autopista del mar y no podemos olvidarnos de que Asturias está abierta al mundo».

González también hizo referencia a la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA), «una zona única en el mundo, con un puerto al lado, conexión ferroviaria, junto a una acería que produce acero de primer calidad y un espacio de uno a cuatro millones de metros cuadrados en la zona central de la región». En su opinión, representa «una oportunidad tremenda y no se apuesta por ella. Seguro que muchos productores transformadores querían tener una factoría como ArcelorMittal a sus espaldas».

Que la ZALIA, el ancho ferroviario europeo y ArcelorMittal contribuirían a potenciar El Musel nadie lo dudó. Avelino Acero, exdirector general de FCC, indicó que «no podemos obviar que el ferrocarril es para dar servicios. En el Cantábrico hay un exceso de puertos, pero de todos el que tiene más importancia y posibilidades de futuro es El Musel, el elemento generador de riqueza más importante de Asturias». Por eso, alertó de las oportunidades que ofrecen el nuevo Canal de Panamá y las nuevas vías marítimas chinas por el deshielo del Ártico y dijo que «hay que pensar en captar esos tráficos, porque seguro que lo intentarán Rotterdam y Hamburgo. Hay que tener claro que el puerto de Avilés no es el enemigo y hay que trabajar juntos». Es más, en este objetivo común quiso implicar también a los empresarios leoneses, porque «está claro que el puerto de León es El Musel», sentenció.

Fuente:
El Comercio digital