Blanco descartó por sus limitaciones el proyecto recuperado por Pastor. Solo nueve locomotoras pueden llevar carga con la catenaria ya instalada

El debate sobre la variante de Pajares está viciado por varios errores. Uno es creer que basta instalar vías de ancho ibérico para que puedan circular las mercancías. Otro, insinuar que con esa solución la vía del puerto es prescindible y, por tanto, cabe ahorrarse la fuerte inversión que exige ponerla al día. Los informes internos que maneja el Ministerio de Fomento, y a los que EL COMERCIO ha tenido acceso, prueban que ambos argumentos están equivocados.

Por partes. El viernes el presidente Javier Fernández recordó que «aquí vino una ministra que hoy es presidenta de las Cortes y dijo que vamos a abrir un solo túnel, con ancho ibérico y traviesa polivalente para migrar luego al ancho europeo, y todos aceptamos». Aludía a Ana Pastor, quien apostó por esta combinación para acelerar la obra y facilitar el tráfico de mercancías, según alegó su equipo.

Fuente:
El Comercio digital