Cuatro agentes declararon sobre el posible fraude de subvenciones cometido por la mina en el juicio, que hoy dará paso al testimonio de varios de los transportistas

Hasta 118 viajes de camiones cargados de carbón importado llegó a contabilizar la Policía en solo cuatro días (27, 28, 29 y 30 de diciembre de 1999), durante los seguimientos propios de la investigación a Mina La Camocha por un posible fraude de subvenciones. Los agentes que ayer declararon en el juicio recordaron que estos vehículos -de los que registraban matrículas y horas de salida y llegada- se cargaban con el mineral que desembarcaban diversos buques en los puertos de Avilés o de El Musel y que, después, trasladaban a Mina La Camocha para, posteriormente, volver a cargar carbón en la explotación asturiana y llevarlo a la zona de pesaje de la térmica de Aboño. La Fiscalía está convencida de que la mina mezclaba su carbón con el comprado para hacerlo pasar como propio y cobrar, de este modo, subvenciones europeas.

El juicio se desarrolló por primera vez en 2014 -siendo los acusados declarados culpables-, pero fue anulado por falta de imparcialidad de la jueza. Ahora, el nuevo proceso ha vuelto a sentar en el banquillo al expresidente, consejero y apoderado de la mina, Manuel Martín; al administrador único de Hullas Coto Quirós, Ángel Manuel García Brugos, a Guillermo Alfredo Honrubia Álvarez, apoderado tanto de Hullas Coto Quirós como de Trabajos y Explotaciones, y a Margarita García Fernández, responsable de contabilidad y apoderada de Mina La Camocha. El quinto de los procesados, el exconsejero de Industria del Principado, Víctor Zapico, falleció después de que se hiciera pública la primera sentencia.

Peticiones de cárcel

La Fiscalía pide de nuevo para los cuatro acusados nueve años de cárcel por fraude de subvenciones y el pago de una multa de 5.696.400 euros. También solicita a los procesados el pago conjunto de 17.089.200 euros, cantidad a la que ascendió el importe de las ayudas percibidas por Mina La Camocha en los ejercicios de 1998, 1999 y 2000.

Fuente:
El Comercio digital