El colectivo reclama modificar las autorizaciones ambientales “para que no sean un tragadero”

La Plataforma Contra la Contaminación de Gijón reclama a las administraciones que su nivel de exigencia a la hora de otorgar las autorizaciones ambientales integradas a las industrias sea "el máximo posible y no un tragadero", según indicaron fuentes de la Plataforma, que trataron este asunto en la reunión que celebraron el pasado martes por la tarde en el Ateneo de La Calzada.

En el encuentro se analizó el resultado de la reunión del Consejo Sectorial de Medio Ambiente de Gijón del lunes de la semana pasada, en la que se explicaron los datos de contaminación recogidos por la estación móvil de control del Ayuntamiento en El Lauredal y en la que se apuntó a Arcelor como probable origen de la polución. El Consejo volverá a reunirse el próximo día 30 y vecinos y otros integrantes de la Plataforma esperan que en la misma Principado y Ayuntamiento pongan sobre la mesa medidas concretas para atajar el problema.

Además de endurecer las autorizaciones ambientales integradas, como palanca para que la gran industria acometa inversiones medioambientales, desde la Plataforma también se reclama un mayor control de las emisiones y que los datos de contaminación por chimenea de las grandes industrias, que el Principado tiene monitorizados en tiempo real, se difundan en la web también en tiempo real, para comprobar que no se superan los valores permitidos.

Entre otros asuntos, la Plataforma recuerda que hace tiempo que viene denunciando las emisiones del sínter de Arcelor y también que la contaminación por partículas sedimentables en el entorno de El Musel sobrepasa los niveles que establecía al respecto la normativa en los años 70 del siglo pasado.

La Plataforma también acordó comenzar a tener reuniones con asociaciones de padres de alumnos, empezando por los de Jove, y también con asociaciones vecinales para hablar de los efectos de la contaminación.

Moción de IU

Por otra parte, el diputado autonómico de IU, Ovidio Zapico, hizo pública ayer la moción que va a presentar Gaspar Llamazares sobre la contaminación en Gijón tras la interpelación de Zapico al consejero de Medio Ambiente el pasado 14 de septiembre.

En esa moción, IU plantea al gobierno regional "iniciar de forma inmediata la revisión de las Autorizaciones Ambientales Integradas de las empresas potencialmente más contaminantes, con el objetivo de reducir los límites de emisión de este tipo de instalaciones industriales, acordando para tal fin con las empresas planes de inversión con calendarios y objetivos claramente definidos".

IU también plantea modificar los planes de calidad del aire para incluir, entre otros, el cubrimiento de los almacenes de graneles sólidos en El Musel. Otras medidas de la moción son la instalación de nuevas estaciones de control, el aumento de inspectores y recursos de vigilancia; un protocolo de inspección urgente cuando se produzcan incidentes de contaminación; establecer como prioridad la elaboración del nuevo Plan de Movilidad del Área Metropolitana; acordar con los ayuntamientos su participación en la gestión de los planes de calidad del aire e iniciar antes de fin de año la tramitación del proyecto de Ley de Sostenibilidad y Protección Ambiental.

Fuente:
La Nueva España