El Servicio de Vigilancia Aduanera echó el ojo al velero “Pepper Sauce”, que transportaba los fardos, cuando arribó al puerto de El Musel hace cuatro años

La "operación Gru", que permitió el miércoles de la semana pasada la incautación de 1.850 kilos de cocaína a bordo del velero "Pepper Sauce", que capitaneaba un histórico narco británico, secundado por dos franceses, tuvo origen en Asturias. Fue el Servicio de Vigilancia Aduanera el que comenzó a sospechar del velero hace cuatro años, cuando arribó al puerto de El Musel. De ahí arrancó la operación que permitió atrapar a los narcos a 200 millas de la isla del Hierro, en Canarias, cuando traía a algún punto de Europa el cargamento de droga, que habían recogido días antes de un pesquero frente a las costas de Surinam. La cocaína incautada habría alcanzado un valor de 65 millones de euros en el mercado.

La droga llegó el sábado a bordo del "Petrel" de Vigilancia Aduanera al puerto de Las Palmas. También bajaron a tierra el británico y los franceses. En el asalto al barco participaron agentes de Vigilancia Aduanera y de la Policía Nacional. Uno de los tres detenidos llegó a ocultarse entre los sesenta fardos en los que estaba distribuida la cocaína.

La aprehensión de la droga fue producto de investigaciones iniciadas en 2015, que permitieron confirmar la existencia de una organización dedicada a transportar cocaína de América a Europa empleando distintos veleros que se relevaban en un mismo viaje, transbordando la carga de unos a otros en alta mar, a fin de dificultar su incautación. El patrón del "Pepper Sauce" era seguido desde más de año y medio atrás. Las investigaciones ya habían permitido interceptar otro buque con cocaína un año antes.

Vigilancia Aduanera en Asturias está embarcada en otras tres operaciones antidroga, uno de los objetivos, junto al blanqueo de capitales, en los que se centran estos agentes dependientes de la Agencia Tributaria.

Fuente:
La Nueva España