Foro inicia una recogida de firmas para forzar a Rajoy a cumplirla. El PP hace un guiño a Álvarez-Cascos y reafirma el pacto para contar con alta velocidad

Un estudio de viabilidad desaconsejaba hacer la variante de Pajares a corto plazo. El plan de infraestructuras, de hecho, ya había dejado fuera la actuación. Para evitar el carpetazo definitivo al asunto, el Parlamento asturiano, a propuesta de la Izquierda Unida que capitaneaba entonces Gaspar Llamazares, recurrió a un instrumento parlamentario de excepción. La Cámara asturiana aprobaba una propuesta de ley que, a su vez, debía lograr los votos favorables del Congreso y el Senado. Lo consiguió con la abstención de los representantes socialistas y el respaldo de los demás y, así, el 21 de noviembre de 1997, el Boletín Oficial del Estado publicaba la Ley 47/1997. La que ordenaba incluir a las obras en aquel plan director «dándose a las mismas la mayor prioridad en su fecha de ejecución». La norma quedó firmada por el Rey Juan Carlos, que añadía la fórmula habitual: «Mando a todos los españoles, particulares y autoridades, que guarden y hagan guardar esta Ley».

Dos décadas se cumplían ayer desde aquel hito, sin que la variante se haya materializado. Foro aprovechó la fecha para iniciar una campaña de recogida de firmas. El objetivo es elevar las rúbricas al presidente Mariano Rajoy para instarle a «defender el Estado de Derecho y a adoptar las decisiones técnicas, presupuestarias, administrativas, reglamentarias y cualesquiera otras que fuesen necesarias para dar cumplimiento» a la norma. El texto recuerda que desde la entrada en vigor de la Ley 47/1997 veintiún capitales españolas se han incorporado a la red de alta velocidad.

«Asturias sigue siendo un gueto ferroviario del país», lamentó la presidenta de Foro, Cristina Coto, quien expresó su «agradecimiento» al papel jugado por Llamazares hace dos décadas. De haber tenido éxito, la variante «debería estar terminada», dijo. La cosecha de firmas persigue «un objetivo sencillo, la igualdad. Porque Asturias sufre un agravio que queremos corregir», abundó. No acatar la Ley 47/1997 «sería la definitiva marginación de Asturias de las comunicaciones ferroviarias», abundó Fernando Couto, edil de Gijón, un ayuntamiento donde la formación también se puso a recoger firmas.

Respaldo popularEn las primeras horas habían mostrado su adhesión el presidente del Foro Jovellanos (Ignacio García-Arango) y la decana del Colegio de Arquitectos (Sonia Puente), pero ninguna otra formación. IU ya se desmarcó de la iniciativa y el PP optó por emitir un comunicado en el que manifiesta que «siempre defendió la variante de Pajares y el Gobierno de España impulsó esta infraestructura siendo ministro de Fomento Francisco Álvarez-Cascos». «Los asturianos demandan, con razón, contar con unas comunicaciones ferroviarias igual que el resto de comunidades que ya disponen de alta velocidad. No debemos conformarnos con menos», señalaron los populares.

Álvarez-Cascos, por su parte, aclaró que «sigue confiando en la voluntad del presidente del Gobierno, que fue quien decidió el 31 de marzo que se cumpliera el pacto» entre PP y Foro. Eso se tradujo en un cambio de proyecto para instalar vías de ancho internacional en la variante con vistas a su inauguración «en esta legislatura, que termina en el año 2019», recalcó. El secretario general de Foro reprochó al diputado de Ciudadanos Ignacio Prendes que buscara «un protagonismo destructivo» por calificar esa modificación de «capricho». «Eso es una falsedad», respondió Álvarez-Cascos mientras facilitaba artículos periodísticos del año 2003 según los cuales la infraestructura se concibió con ancho internacional y «para tráfico mixto de viajeros y mercancías».

Fuente:
El Comercio digital