La magistrada que instruye la cuestión catalana es la responsable de dilucidar si se cometieron irregularidades en la ampliación del puerto gijonés

En las últimas fechas hay un nombre que está en boca de todos en España: Carmen Lamela, titular del juzgado número 3 de la Audiencia Nacional y, a la sazón, magistrada instructora de una de la causa por sedición en Cataluña.

Sin embargo, ese mismo nombre hace tiempo que ya suena en Gijón. La jueza Lamela es la encargada de resolver el "caso Musel", que investiga las irregularidades en la ampliación del puerto gijonés. Será la magistrada quien tendrá que dilucidar si, efectivamente, se han incurrido en sobrecostes y si cometieron delitos en las polémicas obras.

La magistrada decretó, en junio, una prórroga de seis meses en la instrucción del "caso Musel" que finalizará previsiblemente el próximo 6 de diciembre. Una causa que lleva abierta desde el año 2014 y que investiga un supuesto fraude de connivencia entre la Autoridad Portuaria y la adjudicataria de la obra, la Unión Temporal de Empresas "Dique Torres".

Será Lamela quien tendrá que definir si, como sostiene Fiscalía, hubo irregularidades en la licitación, adjudicación, ejecución y aprobación de los sobrecostes de la obra de ampliación del Puerto de Gijón.

Fuente:
La Nueva España