Siete agentes ratificaron el informe realizado por la Unidad de Investigación Fiscal y Antidroga, que contó con la ayuda de la Comandancia de Gijón

Fueron siete los agentes de la Guardia Civil que ayer desfilaron ante el juez del ´caso Mina La Camocha´, en calidad de testigos, para reafirmarse en el informe resultante de las investigaciones que, en su día, desarrollaron, al advertir indicios de un fraude de subvenciones por parte de la empresa.

Los miembros de la Unidad Central de Investigación Fiscal y Antidroga y de la Comandancia de Gijón se ratificaron en el informe que señalaba a Mina La Camocha por importar carbón a través de los puertos de Avilés y de El Musel, mezclarlo con el extraído en la explotación gijonesa y vendérselo a la térmica de Aboño como propio, para cobrar las ayudas.

El juicio, que se celebra tras la nulidad de una vista anterior, por falta de imparcialidad de la jueza, ha vuelto a sentar en el banquillo al expresidente, consejero y apoderado de Mina La Camocha, Manuel Martín; al administrador único de Hullas Coto Quirós, Ángel Manuel García Brugos (quien en el momento de los hechos estudiaba en la Universidad de León), a Guillermo Alfredo Honrubia Álvarez, apoderado tanto de Hullas Coto Quirós como de Trabajos y Explotaciones, y a Margarita García Fernández, responsable de contabilidad y apoderada de Mina La Camocha. El quinto de los procesados, el ex consejero de Industria del Principado, Víctor Zapico, falleció después de que se hiciera pública la primera sentencia.

La Fiscalía pide de nuevo para los cuatro acusados nueve años de cárcel por fraude de subvenciones, y el pago de una multa de 5.696.400 euros. También solicita a los procesados el pago conjunto de 17.089.200 euros, cantidad a la que ascendió el importe de las ayudas percibidas por Mina La Camocha en los ejercicios de 1998, 1999 y 2000.

Fuente:
El Comercio digital