China sigue siendo el principal país de origen de un tráfico que registra este año un aumento del 12,4%

El importante aumento del tráfico de contenedores que está experimentando este año El Musel es buen ejemplo del auge de la actividad económica de las empresas asturianas. Si el año pasado pasaron por las dársenas de los muelles de La Osa 65.816 TEUs (contenedores de seis metros de longitud o equivalentes), la previsión es que este año se cierre con 74.000 -más del 90% pertenecientes a empresas radicadas en el Principado-, lo que representa una subida del 12,4%.

La mejoría es tanto para las importaciones como para las exportaciones. En cuanto a las primeras, la previsión es que de los 30.792 TEUs que se movieron el pasado año se pase este ejercicio a los 36.000, es decir, un aumento del 16,2%, mientras las importaciones pasarán de 14.955 a 17.000 contenedores, un incremento del 13,7%.

El resto de los TEUs hasta completar la cifra final corresponde a contenedores vacíos, necesarios para realizar las labores de carga de los materiales asturianos una vez manufacturados.

¿Quiénes son los principales clientes que mueven esta cantidad de contenedores en la región? Según indicó a EL COMERCIO el presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Laureano Lourido, se trata de las empresas más potentes de Asturias, como Química del Nalón, ArcelorMittal, Reny Picot, Central Lechera Asturiana, Asturiana de Zinc, Rioglass, Saint Gobain o Masaveu. Desde el Principado se exporta casi de todo, desde productos siderúrgicos hasta «leche, cok, brea, productos químicos de Du Pont y Bayer, productos refractarios, minerales o estructuras metálicas de firmas como Iasa, Imasa o Metalux, entre otras», explica.

EE UU, el segundoLas estadísticas reflejan que este año México se está llevando la palma en cuanto a la exportación de contenedores, con 3.658 TEUs enviados al país azteca hasta finales del pasado septiembre. Le siguen Estados Unidos (1.774), China (1.524), Catar (1.491), Canarias (1.344), Chile (946), Sudáfrica (875), Argentina (786), Israel (758) y Suecia (726). De esta lista se han caído otros países que el año pasado habían superado el millar de contenedores, como Marruecos, Emiratos Árabes, Arabia Saudí y Tailandia. El mercado, por tanto, cada vez es más global y no siempre el negocio está en el mismo lugar del mundo.

En cuanto a la importación, sigue liderada por China, con 3.960 TEUs, seguida de Estados Unidos (1.340), Turquía (525), Argentina y Bahrein (376), Guatemala (296), Emiratos Árabes (276), México (259) y Mozambique (257). Laureano Lourido explica que «hay una importación muy potente de legumbres de Argentina, los Estados Unidos y México, así como productos químicos de Du Pont, café, minerales para materiales refractarios, alumnino y vidrio de China, fundamentalmente cristales para las placas solares, ya que Iasa lo utiliza para el bastidor de las placas que después exporta».

ArcelorMittal es el rey de los productos siderúrgicos en El Musel y de sus exportaciones el 44% es alambrón, el 33%, chapa, y el 24%, raíl. Los principales destinos del primero son Turquía (56%), Italia (18%), Estados Unidos (9%) y Reino Unido (5%). La chapa es enviada principalmente a Francia (29%), Reino Unido (16%), Holanda (15%) y Egipto y Marruecos (7%). Finalmente, los destinos del raíl son Argentina (20%), Brasil (14%), Turquía (10%) y Canadá (9%).

Pero hay otro tráfico que cada vez está teniendo más relevancia en las dársenas gijonesas, como son los cereales. El 80% del cereal que llega a El Musel es trigo, por solo un 16% de maíz y un 4% de cebada. Sin duda, el rey del trigo es Polonia, país de procedencia del 37% desembarcado en Gijón, seguido por Dinamarca y Alemania (17%), Bulgaria (14%), Rumanía (12%) y Serbia (3%).

21 millones de toneladasTodos estos tráficos, además de las cerca de 14,4 millones de toneladas de graneles sólidos movidas en la EBHI o todo lo que se estiba en las instalaciones de graneles líquidos, asfaltos, cementos o pesca, hacen que la Autoridad Portuaria de Gijón pueda ver recuperada su economía. 2017 terminará con un movimiento de mercancías total de 21 millones de toneladas, lo que se prevé un volumen de negocio, antes de impuestos y amortizaciones, de 31 millones de euros, es decir, un resultado neto de 0,33 euros por tonelada movida. Eso supondrá para el puerto un beneficio estimado de unos siete millones de euros.

La refinanciación de los más de 400 millones de deuda del Puerto le ha permitido rebajar los gastos financieros a unos cinco millones de euros, lejos de los casi 17 millones que penalizaron a El Musel en 2011.

Fuente:
El Comercio digital