La normalización tras el conflicto de febrero permitió recuperar el tráfico total de El Musel, que había caído en los dos primeros meses

Cerca de 1,4 millones de toneladas descargadas en la terminal de graneles sólidos de El Musel (EBHI) el pasado marzo han permitido enmendar una ligera caída del movimiento total de mercancías en el puerto durante los dos primeros meses del año y, de alguna manera, conocer también la capacidad de la terminal granelera con dos pórticos y una grúa, pues durante el pasado mes y lo que llevamos de este siempre hubo barco y colas no precisamente pequeñas.

Con el conflicto del pasado febrero, que obligó a trabajar una semana completa con servicios mínimos, el tráfico total en El Musel se resintió y los graneles sólidos fueron claramente culpables.

En los dos primeros meses de este año, la actividad en el puerto gijonés retrocedió un 1,34%, es decir, ligeramente, pero la pérdida de los graneles sólidos se situó en el 4,41%. Curiosamente, la fortaleza habitual de El Musel pasó a ser su debilidad, mientras los graneles líquidos crecieron un 28,13% respecto al mismo periodo del año anterior. Asimismo, la mercancía general aumentó un 20,12%, con especial protagonismo de la carga contenerizada, que se incrementó en un 24,72%, las toneladas, y un 20,53%, los teus (contenedores de 20 pies o su equivalente).

El acuerdo que puso fin a la huelga en la EBHI cogió a El Musel con una larga cola de barcos en espera para descargar. Desde entonces no han cambiado las cosas en ese sentido y ayer todavía había cinco barcos fondeados frente a las costas de Gijón; eso sí, eran tres de ellos los que tienen destino en la EBHI.

La saturación propició el desvío de unas 350.000 toneladas a los llamados muelles comerciales, es decir, fuera de la terminal granelera, circunstancia que supone un encarecimiento, pero también una solución para casos de emergencia.

Ni que decir tiene que son los fletadores quienes deciden dónde y con quién descargan, dentro de las posibilidades que ofrecen el puerto y sus operadores.

Referente de capacidad

Con barco siempre en los muelles durante el pasado marzo, la actividad desarrollada se puede considerar reflejo de la actual capacidad de la terminal. No se trata de referencias exactas, pero sí aproximadas. La razón es que, aunque la EBHI trabajó en marzo las 24 horas de los 31 días del mes (los contados días de cierre de la terminal a lo largo del año se producen otros meses), la influencia de las mareas en la entrada de los grandes graneleros, ya que tienen que aprovechar la pleamar, ocasionan tiempos muertos que no siempre son iguales.

Los 1,4 millones de toneladas descargadas distan de ser un récord en la terminal, que rozó los dos millones de toneladas en más de una ocasión, siempre con los tres pórticos en activo.

En ese contexto, todavía hay cerca de 270.000 toneladas de graneles esperando entrar en El Musel, a bordo de tres barcos: dos con carbón y otro con mineral de hierro. Se trata del ´Alcyon´, que descargará 72.623 toneladas de carbón; del ´Voyageurs´, que dejará 59.175 de la misma mercancía, y del ´Ocean Caesar´, que aguarda con 134.214 toneladas de abordo, procedente de Tubarao.

Las previsiones permiten augurar que el problema tardará en quedar resuelto, en tanto que para la jornada de hoy está anunciada la llegada de otro granelero, con 100.458 toneladas, y en los tres primeros días de mayo arribarán otros dos, con 230.000 entre ambos.

Fuente:
El Comercio digital