La unidad móvil que el Principado estacionó entre la siderúrgica y la Zalia hace un mes no está registrando altos niveles de PM 10

La unidad móvil de medición de la contaminación que ha cedido el Principado al Ayuntamiento para controlar la calidad del aire al suroeste de la factoría de ArcelorMittal están arrojando niveles aceptables, por lo que "no concuerdan" con las mediciones de la unidad móvil municipal estacionada en El Lauredal, explicó ayer la alcaldesa, Carmen Moriyón, en el pleno municipal.

Moriyón recordó la mala situación de El Laruedal, donde en 2017 se superaron en 64 días los niveles máximos permitidos de PM 10 frente a los 14 de la estación de control de la Avenida de La Argentina. En 2018 ya se han superado los niveles en El Laruedal en 11 ocasiones por 1 en la Avenida de La Argentina.

Las sospechas del Ayuntamiento eran que el viento llevaba desde Arcelor la polución hacia El Lauredal por la noche, mientras que por el día arrastraría la contaminación en dirección contraria. Esa tesis no está siendo corroborada por los datos recogidos por la unidad móvil del Principado, estacionada desde hace un mes en el entorno de la Zalia. El Ayuntamiento estaría sopesando buscar otra ubicación para esta unidad móvil, según fuentes vecinales.

Moriyón informó ayer sobre los datos de esa segunda unidad móvil durante el debate sobre el manifiesto promovido por el colectivo Asturias por un Aire Sano, que ha convocado una manifestación regional el próximo domingo en Gijón. El manifiesto cosechó ayer el respaldo de todos los grupos políticos salvo el del PSOE, que se abstuvo al estar en contra del eslogan de la protesta: "Asturias, paraíso contaminado".

Los restantes grupos políticos municipales apuntaron ayer hacia el gobierno regional socialista para exigir soluciones al problema de la contaminación en Gijón.

Moriyón destacó la discrepancia entre las mediciones de su unidad móvil y las de las estaciones de control de la red autonómica en Gijón y también pidió un mayor esfuerzo a la Autoridad Portuaria de Gijón -controlada por el Principado- para evitar nubes de carbón.

David Alonso, de Xixón Sí Puede, aludió a "responsabilidades evidentes del Principado" y recordó que la administración regional ha elaborado un estudio epidemiológico que vincula contaminación con daños a la salud. "A Asturias le daña la contaminación, no los eslóganes", agregó en alusión a la abstención socialista.

Pensiones y fachadas

José Carlos Fernández Sarasola, de C´s, reclamó "menos pasividad y dejadez del gobierno del Principado de Asturias" y destacó que Asturias es la "única comunidad autónoma que no contamos con una normativa ambiental propia". A esto último también se refirió el portavoz de IU, Aurelio Martín, quien destacó que esa carencia llevó a que la ordenanza municipal de medio ambiente se haya quedado corta.

Sofía Cosmen, del PP, también señaló que su grupo tuvo inicialmente alguna duda por el eslogan de la manifestación pero "pesó más el compromiso con los gijoneses".

El pleno también aprobó con los votos de XsP e IU una propuesta para "blindar las pensiones como se blindó la deuda" en palabras de Mario Suárez del Fueyo, a la vez que la mayoría de los grupos rechazaban la contrapropuesta formulada por el PP, que aboga por "despolitizar" el asunto.

Otro de los acuerdos alcanzados ayer fue la propuesta de la edil socialista Marina Pineda para que los servicios municipales redacten el contrato entre las comunidades de vecinos y las empresas que rehabilitarán las fachadas con subvenciones para barrios degradados. Esto afecta a Portuarios, Pescadores y Monteana, si bien Pineda destacó que el gobierno local no ha incluido partidas para subvencionar a estos dos últimos en su borrador de presupuestos para 2018.

Fuente:
La Nueva España