El Musel aprobó el plan de empresa de 2018, que prevé inversiones por 9,2 millones de euros

Casi un año después de que hubiera presentado su proyecto, Astilleros Armón ha recibido la autorización de la Autoridad Portuaria de Gijón para las obras de dragado en el foso de botadura de sus instalaciones de El Natahoyo y en la zona de maniobra. Todo ello con el fin de ganar calado y que el astillero pueda construir buques de mayor porte.

Este proyecto, que cuenta con un presupuesto de 2,5 millones de euros y un plazo de ejecución de nueve meses, consiste en el arranque de materiales rocosos mediante un ´dipper´ (solo un 10% mediante voladuras). Se estima que se retirarán 27.500 metros cúbicos de roca, 1.400 de lodos y otros mil de arena, material que servirá de relleno en la ampliación de El Musel. Todo ello permitirá ganar dos metros de calado en marea baja, alcanzando los 3,5 metros, mientras que a pleamar se llegará a los 7,5. Al ganar este calado, el astillero podrá construir buques más grandes, como un ferry previsto para la naviera Armas de 180 metros de eslora y capacidad para 1.800 pasajeros.

Fuente:
El Comercio digital