Los equipos del «Helimer» y el «Pesca II» reciben el homenaje oficial y el de los niños de Xove por el difícil rescate de doce pescadores | El patrón del barco «Gure Uxua» destaca la hazaña de «salvarlos a todos»

"Son nuestros héroes". Para Jessica Gallego, Adrián García, Andrea Tamargo y Paola Ríos, alumnos todos ellos de sexto de Primaria del colegio Xove, no hay personas más valientes en el mundo que los rescatadores del "Helimer Cantábrico". ¿Y por qué? La respuesta la tienen muy clara: "Porque arriesgaron sus vidas para salvar a otros". Se refieren al épico rescate que el equipo de Salvamento Marítimo con base en El Musel protagonizó el pasado 3 de febrero frente a la costa de Navia. Sus tripulantes se enfrentaron a olas de 10 metros y vientos huracanados de más de 100 kilómetros por hora para socorrer a siete marineros de un pesquero gallego. Los niños de Xove entregaron ayer a sus héroes un libro en el que cuentan esa hazaña con pinturas.

Fue un pequeño homenaje dentro de otro mayor: el que organizó el Ayuntamiento de Gijón para reconocer la "solidaridad humana que alienta todos los rescates" del equipo "Helimer", en palabras de Carmen Moriyón. La alcaldesa destacó su valentía para tomar decisiones, su capacidad para tomar decisiones y "el sentido de equipo que hace actuar al grupo como un solo hombre". Características que hacen que Gijón "se sienta orgulloso de vosotros", añadió. Al acto, celebrado en la sede de Salvamento Marítimo, asistieron otros miembros del equipo de gobierno, como los ediles Fernando Couto, Esteban Aparicio y Montserrat López, representantes del resto de partidos políticos, mandos militares, el presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Laureano Lourido, el concejal de la localidad gallega de Celeiro, Jesús Fernández, y el armador del pesquero hundido "Gure Uxua", José Pernas, entre otras autoridades. Pernas se limitó a decir, en nombre del resto de tripulantes, un "gracias": "Gracias por salvar a todos en unas condiciones tan adversas".

Los rescatadores comparan sus salidas con una "guerra". En este caso no hay armas, sino de golpes de mar. Pese al peligro, "no tengo miedo, confío totalmente en mi tripulación e iría con ella hasta el final del mundo sin pensarlo dos veces", aseguró David Abad, copiloto del helicóptero gallego "Pesca II", cuyo equipo también fue homenajeado ayer. Por parte del "Helimer Cantábrico", que fue premiado en abril con el "Asturiano del mes" de LA NUEVA ESPAÑA, tomó la palabra su comandante, Jorge Fernández, quien destacó su trayectoria. "Llevamos 23 años, miles de horas de trabajo, cientos de misiones realizadas, que nos convierten en parte de Gijón. El ´Helimer´ es un sonido de esperanza durante las noches", señaló.

Fernández insistió en que el trabajo conjunto con sus compañeros de "Pesca II" demuestra que "hasta en las condiciones más adversas, somos capaces de sacar nuestro trabajo adelante". Un trabajo, además, "en el que buscamos la excelencia" y en el que intervienen muchas personas, no sólo las que van a bordo del helicóptero. "Al final somos el eslabón de una gran cadena", remarcó. El comandante del "Helimer" fue el encargado de recoger los dibujos que le entregaron los alumnos del colegio Xove. "Vosotros sois nuestros héroes y habéis dejado una huella muy importante en nuestra memoria", leyó Sara Merlo ante el público.

El acto concluyó con la entrega de galardones, en los que figura la frase "El eco del valor resuena eternamente", a petición propia de los héroes del Cantábrico.

Fuente:
La Nueva España