De la Serna anuncia, en el inicio de las obras entre Lloreda y Veriña, que su prolongación hasta la zona portuaria ha superado la evaluación ambiental

La conexión del Puerto de El Musel con la red viaria de alta capacidad dio ayer un paso crucial con el inicio de las obras del primer tramo de los accesos proyectados en 2005 para dar servicio al principal puerto asturiano. El Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, acudió a Gijón para descubrir el hito conmemorativo del inicio de la obra, que va a transformar en autovía el tramo de la actual carretera AS 19 entre el Lloreda y Veriña. De la Serna no se quedó ahí, sino que anunció el impulso al vial que llevará desde este ramal hasta El Musel a través del valle de Jove, proyecto que ya ha obtenido la Declaración de Impacto Ambiental.

La iniciada ayer es una obra que "garantiza una mejor accesibilidad viaria al puerto de El Musel, que lo necesita, que favorece la integración urbana, que mejora la calidad de vida de los vecinos de Gijón, que sobre todo abre las puertas a una mejora en la competitividad del propio Puerto y evita situaciones a veces de congestión y de falta de seguridad en algunos casos, que se puede producir cuando el tránsito de mercancías se mezcla con el tráfico de pasajeros", afirmó el Ministro.

De la Serna apuntó que "la obra que ponemos en marcha no tiene todo el sentido que tendría que tener si no es en conexión con la del vial de Jove", cuyo proyecto está actualizando la Autoridad Portuaria de Gijón, trámite que tiene "muy avanzado" y tras el que el Ministerio "inmediatamente va a proceder a todos la aprobación técnica y licitación posterior", dado que ya ha superado la tramitación ambiental. El Ministro recalcó que "es algo que nos comprometemos a hacer desde el Ministerio de Fomento. Vamos a dar el paso en el mismo momento en el que tengamos el proyecto finalizado".

La obra en marcha y la que se va a licitar por el valle de Jove evitarán el intenso tráfico de camiones que ahora atraviesan el oeste de la ciudad para llegar al Puerto, situación que tanto los vecinos como los transportistas llevan años pidiendo solucionar.

Las obras que ayer se pusieron en marcha las ejecuta la UTE formada por Copisa y Sando, con un plazo de 39 meses, si bien el Ministro confió en que las empresas lo puedan reducir. La inversión total del ministerio asciende a 43,7 millones de euros, de los que 33,08 se corresponden con la adjudicación de la obra y el resto con la expropiación de 5.991 metros cuadrados y otros gastos.

Por la carretera que se va a desdoblar pasan a diario 18.000 vehículos, 2.000 de ellos pesados. La previsión es que cuando entre en servicio la autovía se duplicará el número de camiones, llegando a los 4.000 diarios. La futura autovía, con dos carriles de 3,5 metros en cada sentido, incluye 25 estructuras para pasos elevados. El límite de velocidad será de 80 kilómetros por hora.

Íñigo de la Serna señaló que el impulso a esta obra fue decisión de Mariano Rajoy. "El Presidente del Gobierno fue quien dio el paso hacia adelante", apuntó, con la decisión del último Consejo de Ministros de 2016 de sacar esta obra "de un acuerdo de no disponibilidad que existía para cumplir con los objetivos de estabilidad, pero teníamos la oportunidad de elegir una para poder avanzar en la tramitación administrativa y poder adjudicar las obras y nuestro Presidente eligió esta", lo que permitió continuar con la tramitación, señaló.

Además de los 3,5 kilómetros de nueva autovía, la obra también incluye la ejecución de enlaces en Lloreda para dar servicio a los polígonos industriales y con un nuevo enlace con la G 81, que permitirá la conexión hacia y desde Santander. La obra también incluye nuevos enlaces en Los Campones con cuatro glorietas. Ahí es donde este tramo conectará con el vial al Puerto por Jove.

Fuente:
La Nueva España