La directora, tras reunirse con el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria, espera que haya más presencia policial

A la directora del Puerto Deportivo de Gijón, Flor Guardado, le preocupa la suciedad que se acumula en los pantalanes del Muelle. Es uno de los motivos por los que este verano no lucirá la bandera azul, que ondeaba en Gijón desde 1996 -solo en 2008 no la consiguió al coincidir con la ejecución de unas obras de mejora en las instalaciones-. Para recuperar el distintivo, la responsable ha pedido refuerzos a la Autoridad Portuaria y al Ayuntamiento. Entiende que «es cosa de todos que la dársena no sea un vertedero» y hace una llamada al civismo.

«El problema más grande que existe es el ciudadano. Habría que hacer una labor de concienciación. Creemos que los paseantes ya tienen la cabeza perfectamente amueblada para pensar que no todas las ciudades tienen la suerte de tener un puerto deportivo en las zonas más turísticas. Lo que no puede ser es que se dejen las botellas de cerveza en la rampa, se tiren los vasos al mar, las pipas y cualquier cosa, más allá de las gamberradas nocturnas de tirar bolardos y bicicletas al mar».

Fuente:
El Comercio digital