Se trata de seguir el modelo adoptado por las grandes empresas, como es el caso de ArcelorMittal

«Flexibilidad» en las relaciones laborales. Los empresarios del metal asturianos consideran que ha llegado el momento de introducir nuevos elementos en el convenio colectivo que vayan más allá de la revisión salarial y la jornada de trabajo. Femetal propone caminar hacia la polivalencia de las plantillas y ligar las retribuciones a las competencias de los trabajadores. «Esta es la dinámica ganadora», aseguró su presidente, Guillermo Ulacia, en una rueda de prensa celebrada tras la asamblea general de la patronal.

Se trata de seguir el modelo adoptado por las grandes empresas, como es el caso de ArcelorMittal. Fue en 2005, cuando el grupo siderúrgico -entonces aún sin Mittal- aplicó el denominado ´Plan Arco´, que aunque dividió a los sindicatos, permitió mejorar los costes y «salvar», según Ulacia, la acería de Gijón

Para explicar la eficacia de las plantillas polivalentes, el máximo responsable de Femetal puso también como ejemplo lo ocurrido hace dos años con la crisis en el sector del petróleo y gas. «Se pararon las inversiones y se debilitaron las carteras de pedidos, pero en lugar de acometer ajustes lo que se hizo fue adaptar el personal a proyectos de energías renovables». De ese modo, resumió, las empresas se adaptan a un mercado global y «no tienen que depender de subastas de renovables» como las efectuadas recientemente por el Gobierno español.

Volviendo al convenio colectivo del metal en Asturias, Femetal y los sindicatos UGT y CC OO firmaron en abril un acuerdo que prorroga las condiciones del anterior tan solo por un año más, pero con una subida salarial de un 2% para el presente ejercicio incluyendo un procedimiento de revisión si el IPC supera el 2,5%. Ambas partes acordaron seguir negociando, a través de comisiones de trabajo, para avanzar en otras cuestiones relativas a condiciones laborales y competitividad y que se introducirán en el próximo convenio. Es ahí donde Ulacia proyecta vincular las retribuciones a la polivalencia de las plantillas.

En referencia a los retos del metal, el presidente de Femetal considera que hay que seguir apostando por la innovación y la tecnología, para lo que hace falta «más inversión». Y el enfoque de crecimiento para que las empresas sean competitivas es posicionarse, según explicó, en las cadenas globales de valor, buscando los clientes finales. En ese posicionamiento se encuentran una docena de grandes firmas asturianas que son «referentes, campeones mundiales y ´tractores´ del cambio tecnológico a nivel mundial». Citó, entre ellas, a, Isastur, Imasa, Grupo Sem, TSK, Zitrón, Thyssenkrup, Idesa o los astilleros Gondán y Armón.

Terminal en El Musel

Ulacia también destacó la importante carga de proyectos de Asturias, con previsiones de crecimiento medio anual de entre un 3 y un 4% en los próximos cinco años. En ese sentido, informó de que quince empresas de la región, especializadas en equipos voluminosos, han definido sus necesidades y trabajan la logística en red gracias a la industria 4.0. Pero además, han acordado con la Autoridad Portuaria de Gijón disponer de una terminal compartida que ahorre costes y acorte plazos de entrega.

Entre los logros de 2016 de Femetal, Ulacia citó la creación del Clúster MetalIndustry4´, con 45 socios. «Un referente de cooperación público-privada», del que forman parte los centros tecnológicos y toda la cadena de suministro al contar también con los dos puertos.

Fuente:
El Comercio digital