Álvaro Alonso Ordás, secretario general de la Cámara de Comercio de Gijón: «La Cámara de Comercio de Gijón es un referente a nivel nacional. Desarrolla ese papel con responsabilidad, lo ejerce y lo ofrece»

El próximo mes de noviembre Álvaro Alonso Ordás (Oviedo, 1966) cumplirá su primer año como secretario general de la Cámara de Comercio de Gijón. Un periodo que califica de « tremendamente enriquecedor». Siempre prudente en sus declaraciones, ensalza el papel que desempeña la entidad gijonesa como «instrumento de influencia» del colectivo empresarial asturiano con el conjunto de administraciones.

¿Cuál es la situación de la Cámara de Gijón a día de hoy?

-Se ha convertido en un referente a nivel nacional dentro del conjunto de cámaras de comercio. Es obligado, a nivel interno, poner en valor el trabajo que su actual presidente y el comité ejecutivo han llevado a cabo durante estos casi seis años de mandato. Gracias a él, y al esfuerzo que en lo económico y personal realizaron los trabajadores de la Cámara, se ha reconducido la situación de crisis vivida en su momento. Ahora hablamos de un equipo cohesionado.

Y económicamente la situación también es buena, ¿no?

-La cuenta de resultados es positiva, con una política que lleva siempre aparejada que los ingresos sean los que soporten los gastos y en ningún caso estén por encima ni haya que actuar contra reservas. Se están preparando ya los presupuestos del próximo año, que se tienen que presentar este mes y que rondarán los 5,5 millones de euros. La perspectiva de cierre del presente ejercicio prevé beneficios, en una línea de solvencia, equilibrio y moderación.

¿Se plantean nuevos proyectos para 2018?

-Por lo que respecta a los programas de formación, se irán incorporando nuevas materias en el ámbito de logística y comercio exterior. A su vez se continuarán desarrollando foros especializados con carácter trimestral y se avanzará en nuevos proyectos vinculados a determinados nichos de mercado como el recién presentado de turismo de cruceros.

¿El recinto ferial tendrá cambios?

-Por lo que toca a la actividad ferial y congresual, en el ámbito de la infraestructuras se prevé duplicar el espacio del Pabellón de las Naciones, una actuación que podría iniciarse a finales de 2018 o principios de 2019. Esto llevará unido el nuevo vial (ligado al PGO) y la mejora de otras infraestructuras que posibiliten sacar cada vez mayor partido a un recinto que es un instrumento singular dentro del conjunto de España y que al estar gestionado por una organización empresarial lo pone aún más en valor. La inversión anual que se dedica a su mantenimiento es de un millón de euros.

La cara visible de la feria, su director, Álvaro Muñiz, ha dicho que la de 2018 será su última cita. ¿Se ha pensado ya en su sustitución? ¿Puede ser una opción que usted, como secretario general, asuma la dirección de la Feria?

-Álvaro Muñiz es un referente en la Cámara de Gijón y en el conjunto de cámaras de España. Su figura ha sido determinante tanto en el desarrollo de lo que hoy es la Fidma como en el conjunto de la actividad ferial y congresual, así como en la configuración del propio recinto. Su profesionalidad, lealtad y carisma hacen de Álvaro una persona única y un ejemplo a seguir. Estoy seguro de que los órganos de gobierno de la Cámara establecerán, llegado el momento, el proceso ordenado que la institución precisa, como ya han hecho en otros casos. Todo se abordará a su debido tiempo.

Representación-La cámara se presenta como la voz de los empresarios. ¿Se sienten escuchados por las administraciones?

-Ejercemos la representación del colectivo empresarial de manera activa y ágil, ante la opinión pública, el conjunto de agentes sociales y las distintas administraciones. Con carácter general, la relación con estas últimas, local y regional, es muy fluida y obtenemos colaboración, lo que no quiere decir que muchas de las demandas que se ponen sobre la mesa se concreten en modificaciones de carácter legislativo. Esto conlleva un mayor esfuerzo para ver y comprender que en la figura del empresario es sobre la que pivota el presente y futuro de Gijón y Asturias.

Alzaron ustedes la voz en defensa de las empresas cuando se las puso en el punto de mira con el problema medioambiental que padece Gijón.

-Lo que venimos defendiendo es, por un lado, la responsabilidad y el papel activo de la industria asturiana tiene respecto a este tema, poniendo en marcha en los últimos años medidas correctoras e inversiones millonarias que han minimizado el impacto en el medio ambiente del conjunto de la industria. A su vez creemos que las administraciones, agentes sociales y sociedad hemos de poner lo mejor de nosotros mismos para que su presencia en Asturias se aumente y se potencie. Industria es sinónimo de sociedad desarrollada y ésta es sinónimo de creación de riqueza y empleo estable.

Industria es sinónimo de sociedad desarrollada, es cierto, pero no a cualquier precio. Y el de la contaminación es elevado.

-Correcto. Pero las propias empresas están tomando medidas correctoras máximas, mejorando cada día su posicionamiento en materia medioambiental. Por eso, desde la Cámara de Gijón exigimos responsabilidad y cordura, y hablar de una manera rigurosa y veraz de contaminación. Y pedimos de nuevo un apoyo total a la industria asturiana como motor de nuestra región.

Otro tema en el que se han dejado oír es en el déficit de las infraestructuras de la región. ¿Cuales son las máximas prioridades?

-Las necesidades básicas de Asturias pasan por la conexión de los grandes puertos de mercancía con la red ferroviaria que conecte con la meseta y con el conjunto de España y que convierta a El Musel en el gran centro logístico que están llamado a desarrollarse. Además, la apertura de la variante de Pajares, unida al tramo de León-La Robla, será el gran espaldarazo de modernidad que Asturias precisa. Y esto debe ir unido a la apertura de la planta regasificadora, que una vez realizada y conectada con el gasoducto general no tiene ningún sentido que por interés general continúe en estado de hibernación. Y, por último, recuperar la autopista del mar como fuente de salida del tráfico rodado, con la captación de nuevas mercancías.

¿Se ha perdido demasiado tiempo en debates en torno a la variante? ¿Se creen los nuevos plazos dados por el ministro de Fomento?

-La solución a la variante estará en el BOE y en las partidas que se recojan en la ley de presupuestos del Estado para los próximos ejercicios.

Presupuestos reflejados en el BOE ya hemos tenido y seguimos sumando años.

-Tienen que venir reflejados y ejecutarse. La gran inversión que está hecha son los tubos que atraviesan la cordillera y esa es la gran baza que hay que aprovechar para culminarla. Una vez hecho, no hay argumento ni disculpa posible para que no se lleve a cabo.

Fusión de cámaras-La Cámara de Gijón, como el resto, inicia el proceso electoral que tiene que culminar en otoño del próximo año. ¿Considera que Félix Baragaño es el candidato ideal para continuar al frente?

-Es un excelente candidato, excelente empresario y excelente persona. Está en la voluntad del conjunto de empresarios decidir si es la persona que cuenta con su confianza para repetir, aspecto que creo está en el sentir de muchos de ellos. El proceso electoral de la Cámara es extremadamente rigorista. El actual pleno cameral es muy representativo y el nuevo también lo será.

¿Se sentirá igual de cómodo con otro presidente?

-En lo profesional, me debo a los empresarios y a las personas que ocupan los cargos de gobierno de la Cámara. En lo personal, admiro a la figura de Félix Baragaño y me encuentro muy cómodo a su lado. No puedo valorar un hecho hipotético.

Este proceso electoral volverá a poner sobre a mesa el tema de la fusión de cámaras. Dígame, ¿son necesarias tres cámaras en Asturias?

-La respuesta al futuro de las cámaras de Asturias la tienen los empresarios porque su función es ser instrumentos útiles al servicio de quienes son los protagonistas.

Pero no me ha contestado. ¿Son necesarias tres cámaras?

-No me corresponde a mí decidirlo.

No le pido una decisión, sino una opinión como secretario general. Reformulo. ¿Podría optarse por crear un órgano supracameral que las pueda coordinar?

-La relación y coordinación entre las cámaras de Asturias hasta la fecha es muy buena y va a más.

Voy a darle otra vuelta a la pregunta. Dada la buena posición de la Cámara de Gijón respeto a las de Oviedo y Avilés, ¿debe dar un paso adelante y liderar ese proceso de fusión?

-La Cámara de Comercio de Gijón es un referente a nivel nacional y lo desarrolla con responsabilidad, lo ejerce y lo ofrece.

¿Hay una excesiva atomización de entes empresariales en nuestra región?

-El modelo de representación empresarial de la Unión Europea se basa en organización de carácter patronal, vinculadas a la negociación colectiva, y las Cámaras, como organizaciones netamente empresariales. A partir de ahí, cualquier organización que se cree para poner en valor y dar visibilidad a la figura del empresario en cualquiera de sus facetas no puede ser más que bien vista.

¿Qué opinión le merecen los dos candidatos que se conocen para presidir la Fade, Belarmino Feito e Inaciu Iglesias?

-Ambos son empresarios magníficos en su ámbito.

Fuente:
El Comercio digital