El buque oceanográfico “Miguel Oliver”, en plena campaña de evaluación pesquera en el Cantábrico, llega a El Musel

El buque oceanográfico "Miguel Oliver", de la Secretaría General de Pesca del Gobierno de España, está inmerso en plena campaña de evaluación de recursos pesqueros en el Cantábrico (en realidad en la plataforma continental de Galicia y la Cornisa Cantábrica, en las aguas jurisdiccionales españolas desde la frontera con Portugal hasta la de Bayona) y esta semana su presencia se hará efectiva en Gijón. Una parada técnica del buque en El Musel propiciará, el miércoles, una comparecencia de expertos investigadores y autoridades pesqueras, entre ellas el gijonés Alberto López-Asenjo, secretario general de Pesca, para comentar en Asturias precisamente el calado de la campaña de evaluación, el programa de cartografía de fondos marinos y algunas políticas pesqueras como la de desembarque de descartes.

La campaña "Demersales 2017", por cuyo nombre se conoce al trabajo que desde mediados de septiembre desarrollan los investigadores en la Plataforma Norte, forma parte de una serie histórica de control de especies importantes para la flota artesanal , como la merluza, que se viene realizando desde 1983. En esta ocasión, según la información aportada por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, se combina el muestreo por arrastre de fondo para la evaluación de las especies de peces, crustáceos y cefalópodos, la toma de datos y muestras biológicas mediante dragas de sedimento y otras. Entre los estudios que se están realizando -claves para la negociación de cuotas de especies tan valoradas como la merluza, el pixín o el gallo- se incluyen los de alimentación de las distintas especies, un censo de aves y su relación con las especies descartadas, recogida de muestras biológicas para estudios de contaminación, marcado de tiburones y rayas y seguimiento de los arrecifes del Cantábrico, entre otros análisis.

Además de la presentación de actividades, la escala en Gijón permitirá conocer mejor un buque que la última vez que arribó a Gijón fue en 2012. Se trata de un buque oceanográfico -uno de los tres de investigación pesquera de la Secretaría General de Pesca del Ministerio- "de los más modernos y adecuados para la realización de campañas, tanto pesqueras como de cartografiado de fondos marinos". Tiene 70 metros de eslora y 12 de manga, y está dotado de equipamiento tecnológico puntero para la navegación y la investigación, además de tener la calificación de buque ecológico y silencioso.

Fuente:
La Nueva España