La fuerza del oleaje arrancó un tramo de veinte metros en la estructura superior del espigón de Puerto de Vega

Veinticuatro horas después de que el temporal de fuerte viento y oleaje azotase con virulencia la costa asturiana, comienzan a notarse los efectos en varios puntos del litoral. De Oriente a Occidente, en Llanes las olas continuaban golpeando con fuerza ayer en el puerto y los "Cubos de la Memoria". Quienes visitaron el paseo de la playa de Santa Marina, en Ribadesella, se lo encontraron ayer cubierto por la arena, además de otros sedimentos como pequeñas piedras y troncos. La barandilla también se vio afectada por el temporal. Además, las olas arrancaron una de las fuentes.

En la playa de La Espasa, en Caravia, el paseo amaneció anegadode arena y piedras que el mar arañó a la playa lo hizo que quedara prácticamente impracticable durante buena parte de la jornada de ayer.

En Tazones el oleaje que golpeó con fuerza la tarde del miércoles y durante la pasada madrugada se llevó por delante varios pivotes del puerto que impiden el acceso rodado.

En Valdés, la marejada volvió a afectar a la playa de Otur. Las dunas del arenal, uno de más turísticos del concejo, cambiaron de forma y ganaron altura. La estampa recuerda a la de febrero de 2014, cuando el fuerte oleaje también movió la toneladas de arena.

El temporal ha dejado secuelas también en el espigón del puerto de Puerto de Vega. El mar se ha llevado por delante más de veinte metros del muro superior de la estructura. Además, los pescadores creen que la estructura puede haber sufrido daños más graves, aunque aún no han podido analizarlo a fondo a causa del peligro que supone acercarse hasta el dique.

La boya de Puertos del Estado en Gijón registró la ola más alta de Asturias: 12,76 metros a las siete de la mañana de ayer. La segunda más grande fue a las cuatro de la tarde de la misma jornada, de 9,23 metros, y la tercera, a las siete, de 9. Gijón, al igual que el resto de Asturias, que continúa hoy en alerta naranja (riesgo importante) por fuerte oleaje, con olas de 7 a 8 metros según la Agencia Estatal de Meteorología.

Al fallecido de Tapia, José Manuel Fernández, de 63 años, que fue hallado esta mañana en los acantilados de Salave, se suma el accidente de un avilesino que de unos 60 años que se cayó y se vio arrastrado por el oleaje hacia la playa cuando paseaba por las inmediaciones del espigón de San Juan. Fue auxiliado, con una pierna rota, por un agente de policía portuaria y varios viandantes. La fuerza del mar también hizo estragos en el muro del Arañón provocando daños en la carretera y llegando el agua a entrar en el bar próximo a la zona. El temporal apenas se dejó sentir en Gozón, salvo en el firme recientemente renovado en un enclave próximo al faro de San Juan.

Fuente:
La Nueva España