Sólo NH plantea un hotel de cinco estrellas, mientras que Abba prevé uno de categoría inferior o apartamentos

El PP advirtió ayer de que el Plan Especial de Cimadevilla puede hacer inviable la transformación en hotel de la antigua sede de la Autoridad Portuaria, ya que en su redacción actual sólo permite el uso administrativo público del edificio y además en caso de que se habilitara un uso hotelero, limita a 18 el número de habitaciones. En esas circunstancias, cualquier proyecto empresarial sería inviable, lo que ha llevado al grupo municipal del PP a urgir al gobierno local a modificar el Plan Especial de Cimadevilla.

Los populares presentaron ayer una petición en ese sentido en la Comisión Municipal de Urbanismo, tras la que advirtieron al gobierno local que si no se mueve llevarán el asunto al pleno.

La situación es perentoria a juicio de los populares. La Autoridad Portuaria de Gijón acaba de licitar por tercera vez el inmueble en un precio de salida de 3,04 millones de euros. La segunda subasta había quedado desierta al no ser válidas las ofertas presentadas por un industrial asturiano respaldado por el grupo NH y por los socios del grupo Abba. En el primero de los casos la oferta se desestimó al estar condicionada a la resolución de los problemas urbanísticos para convertir el inmueble en hotel. En la segunda, por haber presentado fuera de plazo el aval para la subasta.

De los dos grupos empresariales que presentaron ofertas por el inmueble sólo el vinculado al NH proyecta transformar el edificio en un hotel de cinco estrellas para esta cadena hotelera. Los socios del grupo Abba, por su parte, estudian como principales alternativas las de convertir el inmueble en un hotel con menos estrellas o en apartamentos turísticos.

El proyecto vinculado al NH lo promueve Santiarti, compañía perteneciente al industrial avilesino que también es propietario del edificio en el Piles que explota la cadena NH.

Los otros empresarios interesados en el inmueble son dos de los tres socios del Abba Gijón y los propietarios del grupo Abba. Presentaron la oferta a través de la sociedad alavesa Miramar Apartamentos, que no puso ningún condicionante en la oferta que presentó a la segunda subasta del inmueble.

Fuente:
La Nueva España