El plan de erradicación del plumero de la Pampa se pondrá en marcha en julio. Así lo indicó ayer el consejero de Medio Ambiente, Fernando Lastra, quien explicó que los trabajos se prolongarán hasta diciembre y supondrá una inversión de 440.000 euros.

Según indicó a una pregunta de la diputada de Foro Carmen Fernández, en la Junta General, esa partida está reservada en el crédito extraordinario aprobado por el parlamento para paliar los efectos de la prórroga presupuestaria, lo que ha hecho que los trabajos ya hayan podido ser contratados.

Además, Lastra advirtió de que la proliferación de esta planta está ocasionando problemas de salud por alergias y por generar entornos que favorecen el anidamiento de ratas. Por eso, el Principado ha decidido poner en marcha una estrategia que se basa en un plan encargado a Tomás Díaz, catedrático de Botánica de la Universidad de Oviedo, «tendrá cuatro o cinco años de duración y será aprobado por decreto».

El trabajo asturiano se completará con la estrategia nacional del Ministerio de Medio Ambiente y que tiene como objetivo analizar las causas de la dispersión de esta especie y que todas las administraciones pongan en marcha medidas coordinadas para su gestión y erradicación.

Se estima que en Asturias hay un millón de ejemplares en unas 502 hectáreas de terreno invadidas. Gijón es el concejo más afectado, con mas de 300.000 plantas, seguido por Siero, Ribadesella, Oviedo, Avilés y Soto del Barco. Pero hay que tener en cuenta que alrededor del 7% están en los puertos de El Musel y Avilés, rellenos, estuarios, playas y acantilados.

Fuente:
El Comercio digital