Los mariscadores declaran la guerra a los furtivos y piden sanciones más duras

La Cofradía de Puerto de Vega acogió ayer la primera subasta del percebe de la temporada, en la que se vendieron 290 kilogramos de crustáceo, a un precio medio de 36,20 euros, dieciséis euros más que al inicio de la pasada temporada. El marisco mejor pagado de la jornada fue el capturado por el naviego Manuel Fernández, que lo hizo en el plan de explotación de Ortiguera, «es un buen precio», dijo sin querer desvelar la piedra en la que los capturó. «Si lo digo irán los furtivos», apuntó. Los percebes acabaron en las manos del comprador César Iglesias.

Los mariscadores valoraron la primera jornada de captura, aunque reconocían que las condiciones del mar no eran las más adecuadas «había poca marea y mar de fondo», dijo Luis Braña, de Cudillero, quien trabajó en la zona de Andés, en Navia.

Los mariscadores comprobaron que los percebes «han criado», aseguraba Ernesto Pérez, que trabajó en la piedra Gavieiro en Ortiguera. «Hace falta más frío para que crezcan», explicaba. Por su parte el patrón mayor de la Cofradía Nuestra Señora de La Atalaya, Adolfo García, se mostró preocupado por la presencia de furtivos en toda la región, y criticó que «la justicia está fallando». Por eso, a su juicio, en lugar de sancionar, «deberían ir por lo penal», ya que las multas no suponen ningún problema para los furtivos que «deberían hacer trabajos sociales, para tenerlos ocupados y que no roben el percebe». García valoró positivamente la vigilancia con drones que pretende poner en marcha el Principado: «es un buen medio disuasorio», dijo, explicando que «también detectarán a los furtivos durante la noche con los infrarrojos».

Los compradores, por su parte, creen que el precio «es excesivamente alto». De hecho, César Iglesias puntualizó que en la actualidad en el mercado «hay muy poco producto». En la misma línea se mostró el distribuidor gallego Ricardo García, para quien el producto asturiano «es de buena calidad tras seis meses de veda». A su vez pidió medidas para acabar con el furtivismo. «Se deben controlar bares y restaurantes que compran el producto ilegal», dijo, antes de añadir que muchos de los furtivos «son profesionales que lo venden a un mayor precio, especialmente en verano».

Seis de los nueve planes de explotación entraron ayer en vigor, con la captura de percebes en Figueras-Tapia, Viavélez, Ortiguera, Navia, Oviñana-Cudillero y la zona comprendida entre la playa de la Cazonera y la playa de Xagó. Por el contrario, en Luarca, se abrirá la veda el próximo jueves, aunque en el plan de Cabo de Peñas deberán esperar hasta el próximo lunes, día 8. En el puerto de El Musel se podrá capturar este crustáceo entre el 29 de octubre y el 4 de enero.

200 mariscadores

En total 200 mariscadores trabajaran hasta el próximo 30 de abril en la captura de este crustáceo, en los diferentes planes, el mayor el de Oviñana-Cudillero con 55 licencias. El cupo de captura se ha establecido en seis kilogramos diarios, salvo los mariscadores del plan de explotación del Cabo Peñas que podrán capturar hasta ocho kilogramos, cifra que se puede capturar en todos los planes entre el 10 de diciembre y el 4 de enero, dentro de la campaña de Navidad.

El instrumento autorizado para la extracción de percebes es la bistronza de mano o cavadoira.

Fuente:
El Comercio digital