Lourido atribuye un resultado que multiplica por diez el de 2016 a la refinanciación de la deuda y el aumento de los tráficos

El Musel cierra 2017 con unos beneficios netos próximos a los diez millones de euros, lo cual supone el décuplo (diez veces más) que el pasado año. Así lo anunció ayer el presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Laureano Lourido, en los prolegómenos del concierto de Navidad y copetín que ofreció a autoridades civiles y militares de la ciudad, así como a los operadores y colectivos de trabajadores del puerto en el edificio de servicios múltiples.

Lourido, tras calificar «de cine» el año que ahora acaba, realizó un paralelismo entre la actividad portuaria y las películas, con un primer debate sobre el título que finalmente tendrá este filme y dudó entre ´21.6´, en referencia al récord de tráfico que se puede lograr, con 21,6 millones de toneladas, o ´Deseos rotos´, si al final no se alcanza dicha cifra.

Las causas de esos «resultados fantásticos», también en palabras del presidente de El Musel, son básicamente la refinanciación de la deuda contraída por las obras de ampliación, y el incremento de tráficos, especialmente las importaciones de carbón térmico para generar energía cuando las centrales hidráulicas carecen de agua, aunque cualitativamente sea más relevante el récord de contenedores.

En todo caso, Lourido habló ayer de otros causantes del crecimiento portuario, y aludió a los empresarios como productores de la nueva película, en la que consignatarios y transitarios escriben el guión y los estibadores aportan, en referencia al conflicto que protagonizaron este año, la banda sonora. Continuando el símil, el presidente de El Musel dijo que los actores fueron los miembros de su equipo, que «supieron interpretar las necesidades de clientes y usuarios». Tras la presentación del elenco, antes de que comenzara la música, sonaron aplausos.

Fuente:
El Comercio digital