El presupuesto base de licitación de la obra es de 138.800 euros y los trabajos dispondrán de un plazo de ejecución de dos meses

El Musel tendrá una nueva zona para el almacenamiento de mercancías. Este es el objetivo que se persigue con el anuncio de licitación para la adecuación de la explanada de La Figar. Se trata de una superficie de 44.716 metros cuadrados ubicada en el acceso al puerto, delimitada por la avenida Eduardo Castro y la vía del ferrocarril.

Con las ampliaciones de los diques de la Osa y del propio Musel, finalizadas en 2004 y 2011, respectivamente, se le dio a la explanada de La Figar un uso auxiliar para la fabricación de bloques y como acopio para la construcción de escolleras o muros de contención para las obras del puerto. Sin embargo, el tráfico de contenedores no ha dejado de incrementarse en los últimos años y la terminal de almacenamiento se ha ido quedando pequeña. Por tanto, para hacer frente a este incremento de actividad y dada la cercanía de La Figar con la actual explanada de acopio de contenedores, la Autoridad Portuaria ha decidido adecuarla para facilitar su comercialización y garantizar un «mejor uso ambiental» de la misma. Albergará también otras mercancías, semirremolques y los materiales de obras complementarias.

Carga y descarga de buques El presupuesto base de la licitación de la obra es de 138.786,14 euros y los trabajos contarán con un plazo de ejecución de dos meses. Durante los mismos, se cambiará el recorrido de la línea MT, que actualmente sale de un punto situado en La Figar, para que bordee esta explanada. De esta manera, se facilitará la ejecución de los trabajos consistentes inicialmente en el drenado y saneamiento de las zonas encharcadas y la retirada de los materiales extraídos al vertedero. Después cubrirán la superficie con escoria de foso y se realizará también el trazado de un tendido eléctrico.

La empresa de mayoría pública que explota la terminal de graneles sólidos de El Musel (EBHISA) solicitó a la Autoridad Portuaria la modificación de la concesión para la terminal de carga y descarga de buques. Su objetivo es incorporar dos nuevas superficies, ambas en Aboño. Una de ellas, de 4.800 metros cuadrados, estaría destinada a la carga de vagones, mientras que la otra, de 270 metros cuadrados, sería para lavaruedas.

El proyecto solicitado por EBHISA se encuentra actualmente en plazo de exposición pública y tanto en la Autoridad Portuaria como en la Alcaldía gijonesa se podrán presentar las reclamaciones y observaciones oportunas hasta el próximo 5 de septiembre.

Por otro lado, El Musel declaró ayer desierto el concurso para la «consultoría y agencia de representación del Puerto de Gijón en el sector cruceros en el mercado de Estados Unidos», pues únicamente se presentó un licitador que incumplía los requisitos establecidos en el pliego del procedimiento.

Fuente:
El Comercio digital