Una de cada cuatro toneladas movidas en el Estado tiene su origen y destino en el Principado, que se sitúa muy por delante de Valencia, Barcelona y Madrid

Asturias lidera el tráfico de mercancías por ferrocarril en España. Lo hace con una superioridad formidable: concentra el 44,4 por ciento de los trenes, y el 25,2 por ciento de las toneladas netas y el 19,2 por ciento de las toneladas por kilómetro netas tienen su origen en el Principado, según se recoge en el "Informe de supervisión del mercado de transporte ferroviario de mercancías del 2016", publicado la semana pasada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

La mayor parte del tráfico ferroviario de mercancías tiene en Asturias un carácter local, con recorridos inferiores a los 10 kilómetros. La red de ancho métrico (antigua Feve) concentra el 77 por ciento de los trenes, el 49 por ciento de las toneladas netas y el 4 por ciento de las toneladas por kilómetro. La mayor parte del material se transporta entre la terminal de Aboño y el Puerto de El Musel (2 kilómetros de recorrido). Renfe Mercancías (ancho métrico e ibérico) y COMSA (ancho ibérico) son los dos operadores de estos tráficos. Los principales productos transportados, por orden de importancia son: graneles, carbón y productos siderúrgicos.

Asturias lidera el sector de transporte de mercancías, en cuanto al origen de las mismas, con el 25,2 por ciento de las toneladas netas que se mueven por España. Esto sitúa al Principado muy por delante de Barcelona (10,3 por ciento), Valencia (9,5), Tarragona (9,1) Madrid (6,1), Zaragoza (6,1), La Coruña (5,9), Cantabria (4,3), Vizcaya (3,6) y Pontevedra (2,7). En cuanto al destino de las mercancías Asturias suma el 12,8 por ciento y solo se ve superada por Barcelona (15,9 por ciento), pero supera a Madrid (8,5), Valencia (7,4), La Coruña (7,4), Vizcaya (5,1) y Zaragoza (5,0). También en este caso los tráficos son en Asturias fundamentalmente de tipo local o regional.

El informe de la CNMC analiza los distintos corredores ferroviarios de mercancías a nivel nacional, con el fin de detectar cuáles han sido los más utilizados. De nuevo la mayor parte de las toneladas netas movidas en España tienen su origen y destino en Asturias, seguidos de los tráficos entre Valencia y Madrid, Barcelona y Zaragoza y los del entorno de La Coruña. Pese a ello, y quizá por el carácter local dominante en los tráficos, el trayecto de Palencia a Asturias no se incluye en los mapas que recogen los principales corredores de mercancías, sino como un ramal secundario del que une Vizcaya con Madrid.

En cuanto a los movimientos de toneladas netas, por trayectos, una vez más Asturias lidera el ranking con una superioridad aplastante, pues aparece en el primer puesto el tráfico Asturias-Asturias, con unas 2,5 millones de toneladas, pero también aparecen los recorridos Valencia-Madrid-Asturias, Asturias-Valencia-Asturias y Asturias-Vizcaya-Asturias entre los de mayor importancia. Ello se debe, por ejemplo al tráfico de carbón entre El Musel y las térmicas de Aboño y Soto de Ribera; el de carbón de El Batán de Mieres a Soto de Ribera; el tráfico interior entre las diferentes sedes de Arcelor y el envío desde esta misma empresa a las plantas acabadoras de Sagunto, en Valencia, así como el traslado de bobinas por la línea de Feve desde Avilés hasta la planta acabadora de Etxebarri, en Basauri (Bilbao).

En cuanto a las empresas alternativas a la operadora pública Renfe, realizan movimientos en 24 provincias, destacando especialmente -una vez más- los realizados en Asturias, Madrid, Valencia, Barcelona, Vizcaya y Zaragoza. La mayor parte de las toneladas netas transportadas por los empresas alternativas se producen en los recorridos Madrid-Valencia-Madrid, en el entorno de Asturias (fundamentalmente de graneles de carbón a La Robla), seguidos a gran distancia por las registrados en el entorno de Barcelona, debido especialmente a los movimientos de Seat. En Asturias destaca el caso de Comsa que con un 5 por ciento de los trenes circulados transporta el 38 por ciento de las toneladas netas y el 79 por ciento de las toneladas por kilómetro netas (carbón).

Fuente:
La Nueva España