El presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo aboga por un modelo de «crecimiento azul» basado en proyectos y grupos de trabajo

Trabajo coordinado, desde las bases y sin dejar de lado ningún sector de la cadena productiva. Aunque no exista una fórmula mágica, los ingredientes para convertir el puerto de una localidad en un centro comercial e industrial de referencia tiene varias claves sobre las que se tiene que trabajar. Así lo expuso ayer el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga, en el marco de la penúltima jornada del XII Foro sobre Protección y Seguridad Marítima. Concretamente, en la primera mesa redonda del día, que abordó el futuro de los puertos, sus métodos de gestión y su impacto ambiental.

El ejemplo de Vigo sirvió para explicar el denominado «crecimiento azul», esto es, la inversión y el desarrollo de la industria marítima a través de los distintos oficios que conviven en torno al puerto. «Desde febrero de 2016 estudiamos varios autores y entendimos que la forma de modernizar y dar un empujón al puerto pasa por potenciar todos sus sectores a la vez, de abajo hacia arriba», expone López Veiga.

En su caso, se crearon 14 grupos de trabajo diferenciados que, periódicamente, se reúnen para poner sobre la mesa los problemas de los distintos agentes: prácticos, remolcadores, estibadores, salvamento marítimo, aduanas e, incluso, el sector turístico, entre muchos otros. En esas reuniones se define las metas a las que se quieren llegar. «Entonces comenzamos a elaborar proyectos concretos. Empezamos con algo más de 30 y actualmente estamos trabajando con 44 proyectos. Antes que seguir creciendo el objetivo actual es finalizar los que hemos puesto en marcha», explica.

Resultados positivos Los resultados, hasta el momento, están siendo «bastante buenos». De cara a un funcionamiento similar en El Musel, López Veiga reconoce que ambos puertos tienen características diferenciadas. «Nosotros trabajamos más con contenedores. Aunque aquí también hay un volumen grande de ellos, aquí también se ve mucha transacción de grandes graneles», explica. Este factor, en materia medioambiental, da cierta ventaja el puerto gallego, que trabaja con menos materias primas contaminantes. Y los proyectos ´verdes´, explica, serán cada vez más demandados con el paso de los años.

Esta planificación, según concluye, es aplicable a todos los puertos, aunque para ello es necesario implantar «una visión a largo plazo» que no busque beneficio inmediato para los distintos sectores. Durante la mesa redonda, acompañaron a López Veiga en la mesa José Luis Almazán, Sergio Velásquez, Santiago Reyes y Markku Mylly.

La jornada de hoy será la última del foro y se celebrará en el marco de la Universidad de Oviedo. Después de visitar la Junta General del Principado, se iniciará el turno de las mesas redondas. Algunos de los asuntos a tratar serán ´La visión y análisis post-brexit´, ´La responsabilidad civil y capacitación de los oficiales de protección´ o la ´Protección marítima: evolución de la implementación del código PBIP´. El foro se clausurará de noche tras la cena protocolaria.

Fuente:
El Comercio digital