La Autoridad Portuaria destinará un millón de euros a la reparación de las vías de la terminal de contenedores y a su cimentación

El consejo rector de Puertos del Estado, órgano integrado por representantes de distintos ministerios, vetó en su reunión del pasado martes la propuesta de la Autoridad Portuaria de Gijón para adquirir parcelas en la Zona de Actividades Logísticas e Industriales (Zalia). De esta decisión se dio cuenta ayer en la reunión del consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Gijón. El consejo, en su sesión de mayo, había aprobado modificar el plan de empresa de El Musel para incluir la inversión en la Zalia en los años 2017 y 2018. Una compra que ahora queda paralizada.

Los Puertos de Gijón y Avilés contaban con invertir hasta un máximo de 2 millones de euros en parcelas de la Zalia, al considerar este proyecto logístico como estratégico para los puertos asturianos. La medida también supondría un cierto alivio financiero para la zona logística, altamente endeudada y sin haber vendido hasta la fecha más parcelas que la de la patronal del transporte por carretera Asetra.

La inversión de ambos puertos en la Zalia hasta un máximo de dos millones de euros había sido tratada por los representantes portuarios con Puertos del Estado, cuya postura al respecto ha dado "un giro" tras la reunión de su consejo rector, según explican las fuentes consultadas.

En cuanto a El Musel, parece ser que el consejo rector ve incongruente que esté vendiendo patrimonio para hacer frente a su abultada deuda por la obra de ampliación de El Musel y por otro lado plantee adquirir terrenos en la Zalia.

El consejo de la Autoridad Portuaria aprobó ayer sus planes de inversión, con las mismas cuantías que ya tenían, pero cambiando algunas de las inversiones y que finalmente no se van a llevar a efecto, por otras.

Entre las incorporaciones al plan de empresa de 2018 destaca la inversión de un millón de euros para mantenimiento en la séptima alineación, que es la que ocupa la Terminal de Contenedores de Gijón. Por un lado, se destinarán 400.000 euros a la cimentación de esa alineación y otros 600.000 euros a las vías sobre las que circulan los dos pórticos de la terminal. Otra de las modificaciones del plan es el añadido de 300.000 euros en materia de gestión de residuos, la normativa Marpol, debido a cambios en la legislación.

Espigón de Fomento

En conjunto, el plan de inversiones de 2018 asciende a 9,2 millones de euros frente a los 8,4 millones del año en curso. De esos 9,2 millones, 1,8 se destinarán a la ampliación y modernización de la red ferroviaria, entre otras cosas iniciando el tendido de vías en la zona de la ampliación portuaria. Para actuaciones medioambientales y de pavimentación se destinan 1,4 millones, la mayor parte (1 millón) para pavimentación. Se establece además una reserva de 900.000 euros por si fuera necesaria para la regeneración de la playa de San Lorenzo.

El Puerto aprobó ayer sus cuentas del año pasado, con un resultado positivo de 1,2 millones de euros. En 2016 El Musel obtuvo unos ingresos de 51,5 millones por 50,3 millones de gastos. Su resultado de explotación mejoró en un 4,7% hasta alcanzar los 13,5 millones de euros y sus gastos financieros se redujeron en 1,1 millones.

El consejo también autorizó ayer la concesión al Ayuntamiento de una superficie en el Testero del espigón central de Fomento para su explotación como zona de varada de embarcaciones y actividades náutico-deportivas.

En la reunión de ayer también se informó a los consejeros de que el primer semestre del año se va a cerrar con 10.992.553 toneladas movidas por el Puerto gijonés, lo que supone un incremento del 9% respecto al mismo periodo del año pasado.

Fuente:
La Nueva España