Prevé ofrecer 2,9 millones por el edificio, en el que no cuajó el plan para un hotel y que en una subasta que quedó desierta partía con un precio de 3,5 millones

El Ayuntamiento de Gijón estudia comprar la antigua sede de la Autoridad Portuaria en Claudio Alvargonzález, donde prevé centralizar las actividades dependientes de las direcciones generales de Urbanismo y Te-Crea, repartidas actualmente entre la Casa Rosada -el ´Antiguo Hogar´- y el edificio administrativo ubicado en la interseccion de la calle Instituto con Trinidad. El Consistorio se plantea hacer una oferta de 2,9 millones de euros por el inmueble, sin uso desde finales de 2012.

A principios de ese año el entonces presidente del Puerto, Emilio Menéndez, anunció la venta de «todo el inmovilizado que no sea imprescindible para los tráficos», como vía extraordinaria de ingresos para reducir su endeudamiento. Meses después, en diciembre, las funciones que aún se seguían prestando en la sede histórica de la Autoridad Portuaria -donde quedaban el registro, los despachos de los altos cargos y el salón de reuniones del consejo de administración- se trasladaron del Muelle al edificio de Servicios Múltiples de El Musel, dejando libre para su enajenación una construcción centenaria con 2.860 metros cuadrados de espacio disponible, repartidos en cinco plantas, además de una explanada de aparcamiento de 877 metros cuadrados, con espacio para veinte coches.

Más información

Los servicios informáticos ocuparán el edificio de Te-Crea en la calle Instituto

De 1909En realidad las dependencias que quedaron liberadas se reparten en dos edificios. El primero, correspondiente al número 32 de Claudio Alvargonzález, data de 1909 y ofrece 582 metros cuadrados en su planta baja, 129 en una entreplanta, 507 en el primer piso, 450 en el segundo y 347 en el tercero y bajocubierta. Pese a superar los cien años, sus sucesivas reformas y rehabilitaciones hacen que su estado de conservación sea «razonable tanto de fachadas como de interiores y equipamientos», con sistemas de climatización y ascensores. La segunda pieza, pegada al espaldón, es un anexo construido en 1982, originalmente para viviendas pero con dos plantas reconvertidas posteriormente en oficinas. Aunque su altura total es similar a la del edificio vecino, se reparte en cinco pisos. El inferior, que se utilizaba como garaje, suma 164 metros cuadrados de superficie, la primera planta 147, las plantas segunda y tercera 144 cada una y la cuarta, que se encajó sobre la segunda planta del edificio principal para garantizar la unidad del conjunto, llega a los 246 metros cuadrados.

En una primera tasación remitida a Puertos del Estado en 2015, de cara a la apertura del proceso de venta, la Autoridad Portuaria fijó para todo el conjunto un precio de 3.830.000 euros. Posteriormente tuvo sobre la mesa una oferta en firme para su transformación en un hotel de cinco estrellas, que estaría ligado a la cadena NH. El empresario que impulsaba este proyecto intentó sin éxito llegar a un acuerdo de alquiler con opción de compra, una posibilidad vetada por Puertos del Estado al considerar insuficiente la renta anual propuesta y entender que la prioridad era la venta.

Finalmente en junio de este año se abrió un proceso de subasta para el que se marcó como precio de salida 3.580.000 euros. Se cerró un mes después sin haber recibido ofertas, por lo que en septiembre el consejo de administración la declaró oficialmente desierta y acordó «consultar a Puertos del Estado la posibilidad de proceder a sucesivas subastas o, en su defecto, qué procedimiento debería seguirse para cumplir con el objetivo de venta perseguido».

Revisión a la bajaCon estos antecedentes, el Ayuntamiento confía en que la Autoridad Portuaria esté dispuesta a un acuerdo directo entre administraciones, revisando a la baja las cantidades que pretendía obtener con esta operación. Y trabaja en concreto en una oferta de 2,9 millones de euros para hacerse con un inmueble que pretende convertir en la sede única de todos los servicios municipales ligados al área de Urbanismo.

Actualmente la Casa Rosada alberga los servicios técnico y administrativo de Urbanismo, así como las oficinas de Licencias y Disciplina Urbanística, dependientes de la Dirección General de Te-Crea. Pero este último organismo también tiene personal en el edificio Trinidad de la calle Instituto, en concreto el de la oficina de Actividades y los técnicos de orientación y asesoramiento para la creación de empresas. Esta división en dos sedes «dificulta la interrelación entre las oficinas, entorpeciendo las labores de coordinación, colaboración y resolución, lo que va en detrimento de la eficacia administrativa y de los tiempos de respuesta al ciudadano».

Además de que es habitual que los ciudadanos deban desplazarse para algunos trámites de un edifico a otro, un informe de la Alcaldía argumenta que la Casa Rosada «no es un edificio que se haya pensado para albergar oficinas administrativas», por lo que es necesario buscar una alternativa más adecuada a las necesidades de los diferentes servicios que acoge y que además permita unificar las dos sedes de Te-Crea.

Si la operación prospera, esta sería la segunda adquisición municipal de parte de las propiedades que el puerto decidió sacar a la venta en 2012 como fórmula para reducir su deuda. Hace menos de ocho meses la alcaldesa, Carmen Moriyón, y el presidente de la Autoridad Portuaria, Laureano Lourido, firmaban el contrato de compraventa de Quinta La Vega, que el Ayuntamiento empezará a reformar en las próximas semanas para que empiece a funcionar como centro para empresas relacionadas con la salud, la sostenibilidad y el mar. La ciudad pagó por la finca, incluido su valioso jardín, 1.316.691 euros.

Desde julio, además, existe un acuerdo plenario para hacer una oferta por los terrenos del campo de fútbol del Club Puerto de Gijón, en la calle Francisco Eiriz de Jove, que la Autoridad Portuaria también sacó sin éxito a subasta en junio, en un lote único junto a otras fincas de su entorno, por 756.088 euros. El Ayuntamiento espera cerrar esta operación también con un precio más bajo que el propuesto en la fallida convocatoria pública.

Fuente:
El Comercio digital