Empresas que usan puertos británicos pueden irse a los del Cantábrico, afirma

El "Brexit" tiene riesgos para las empresas que hacen negocios en el Reino Unido, por las trabas aduaneras y fiscales a las que se van a ver sometidas tras la salida de este estado de la UE. Sin embargo, el "Brexit" también puede suponer una oportunidad para los puertos del norte de España, como El Musel, según afirmó ayer el director de Deloitte Abogados del sector IVA, Aduanas, Impuestos Especiales y Medio Ambientales, el abogado Pablo Renieblas.

Así lo afirmó en la charla que ofreció en el Encuentro Nacional de Carga de Proyectos. Renieblas sostiene que los puertos del norte peninsular como el de El Musel tienen buenas posibilidades para convertirse en "hub" (centros de redistribución de mercancías) para otros países del norte de Europa. Las razones son, según este abogado, que muchas empresas que venden en la UE y que ahora tienen sus centros de distribución en el Reino Unido se irán con el "Brexit" y "el reto es traerlas a España", que está a su juicio bien posicionada porque nuestro país tiene 120 acuerdos comerciales y puede servir de trampolín para Latinoamérica. Además, la distancia de El Musel a puertos del norte de Europa es "similar en tiempo" a la que hay desde los puertos británicos, opinó. A esto se añade que la administración española tiene la intención de admitir que se realicen contratos en inglés y dar facilidades aduaneras.

¿Qué mercancías concretas podría captar El Musel? Otros asistentes al acto apuntaron que las posibilidades de arrebatar tráficos a puertos británicos pasan por la regasificadora, dado que ahora se está redistribuyendo gas natural licuado a puertos europeos desde otros del Reino Unido.

Captar otro tipo de tráficos pasaría probablemente por que fábricas británicas se instalasen en España.

Fuente:
La Nueva España