El foro de seguridad náutica concluye con la elección de Cozumel, en México, como próxima sede. «Ha sido un éxito», dice la organización

El XII Foro sobre Protección y Seguridad Marítima echó el cierre con acuerdos, proyectos de futuro y, sobre todo, «mucha satisfacción». Así lo reconoce Rafael Lobeto Lobo, secretario general de la Fundación Philippe Cousteau ´Unión por los Océanos´, tras haber acogido a 200 expertos del mundo marítimo de tres continentes. «Ha sido un éxito rotundo. Todas las delegaciones internacionales han salido encantadas y el nivel que ha ofrecido Asturias y sus instalaciones ha sido altísimo», resume.

Durante la última jornada, que contó con notable presencia de ponentes y expertos procedentes de Cuba, uno de los acuerdos suscritos involucra a las distintas instituciones con vocación marítima en Gijón. «La delegación cubana se ha comprometido a realizar proyectos conjuntos con las escuelas marítimas de la ciudad», apunta Lobeto. Todavía falta por concretar los proyectos y el modo en el que se intercambiarán experiencias.

Esta duodécima edición del foro, que contó con actos en Gijón, Oviedo, Candás o Avilés, fue la primera en abandonar el continente americano. Para el próximo año, la Red PBIP y la Fundación Philippe Cousteau -organizadoras del congreso- decidieron que la sede del próximo año se traslade a Cozumel, en México. Esta isla, situada al este del país, es uno de los centros mundiales del turismo de cruceros. No en vano, durante los primeros cinco meses del año llegaron a este puerto mexicano casi 2 millones de cruceristas. De cara a 2020, asimismo, el ministro de Transportes de Guinea Ecuatorial -presente durante las jornadas- ya ha presentado su candidatura.

Declaración sostenible Los impulsores del foro, asimismo, también firmaron la denominada ´Declaración Azul y Verde´, un texto que suscribe los compromisos europea para potenciar la industria marítima sostenible. El secretario general de la fundación Philippe Cousteau también quiso agradecer el compromiso de la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (Sasemar) y del Ministerio de Fomento. «Se han volcado con la cita y es de agradecer», subraya.

La jornada de ayer, que contó con la colaboración de la Universidad de Oviedo, se completó con dos charlas técnicas sobre ´Capacitación de oficiales´ e ´Implementación del Código PBIP´. Para cerrar el foro, ya en horario nocturno, todos los asistentes al foro fueron invitados a una cena en Oviedo. Una banda de gaitas y el artista Joaquín Pixán pusieron la música en la clausura. «No se me ocurre un final mejor», concluye Lobeto Lobo.

Fuente:
El Comercio digital